Estudio de la Universidad del Nordeste busca aprovechar el mango con fin comercial

Un proyecto de investigación de la Universidad Nacional del Nordeste (Unne) trabaja en el desarrollo de tecnología para la obtención de productos derivados del fruto del mango, y actualmente ha logrado caracterizar dos de las variedades más comunes.
El mango es un fruto tropical que crece en forma silvestre en la región, donde la mayoría de los árboles son tipificados como variedad "criolla".

Según informaron, esos frutos "criollos" son pequeños, muy dulces y con alto contenido de fibras, pero se han detectado otras variedades en la región, conocidas vulgarmente como mangos "brasileños", cuyos frutos tienen mayor tamaño y menor contenido de fibras.

Aprovechamiento integral

Al respecto, un estudio que se realiza en Facultad de Ciencias Exactas, Naturales y Agrimensura de la Unne persigue el aprovechamiento integral de esta fruta y la obtención de productos derivados del mango con fines comerciales y de consumo masivo.

El estudio se enmarca en una línea mayor de investigación sobre cambios nutricionales y sensoriales en productos vegetales mínimamente procesados de la región del NEA, y en particular sobre el mango se avanzó en la caracterización de la variedad criolla y la brasileña, las más comunes.

Se analizaron frutos, fueron recogidos en estado maduro de quintas de la zona de Paso de la Patria, Santa Ana y Corrientes, y de ambos tipos de frutos se analizaron componentes como acidez, azúcares, reductores, fibra, carotenoides totales, flavonoides, contenido de agua, proteínas y actividad antioxidante, entre otros micronutrientes y macronutrientes.

El estudio

"Si bien ambas variedades podrían ser utilizadas en la elaboración de productos derivados, el mango criollo tiene un mayor contenido en azúcares totales, acidez, fibra bruta y fenoles totales que la variedad brasileña, lo que le otorga características físicoquímicas diferenciales", según explicó Sonia Sgroppo, directora de la investigación y del Laboratorio de Tecnología Química de la Facena.

La profesional indicó que pese a ser un fruto muy típico en la región, no se contaba con caracterización de las propiedades de los frutos de la zona, por lo cual dicha caracterización es necesaria para poder desarrollar técnicas que permitan su mejor aprovechamiento como en jugos, purés, esencias o la masificación de su consumo fresco.

Resaltó además, que el mango contiene muchos componentes bioactivos que resultan de interés por ayudar a prevenir algunas enfermedades, cualidad muy buscada en la actualidad en muchos alimentos naturales.

Comentó que la investigación se realiza a través de la colaboración de un nutrido grupo de profesionales y alumnos de avanzada que se encolumnó detrás de la iniciativa de promover el aprovechamiento integral de productos vegetales mínimamente procesados de la región del NEA.

Comentá la nota