Estudio privado proyecta una inflación anual superior al 16 por ciento

Según el habitual trabajo del Centro de Estudios Regionales (CER), la acumulación inflacionaria entre enero y agosto alcanzó el 11,44, mientras que la proyección anual llegará al 16,30. La "débil temporada turística" contribuyó a la "desaceleración de la suba de los precios", plantea el informe, que hace también hincapié en el "paulatino desgaste del poder adquisitivo de los residentes". La misma entidad había calculado a fines de 2008 una inflación del 25,45 por ciento para ese año.
Si bien claramente superior a la estimación inflacionaria del INDEC para la zona del Gran Buenos Aires, la proyección anual de inflación en Bariloche muestra una desaceleración en relación a 2008.

Según el trabajo que publica regularmente el Centro de Estudios Regional de la FASTA -que conduce Hugo Monasterio- y Nutriente Sur "mientras los informes oficiales sitúan en 4,16% a la inflación acumulada en el Gran Buenos Aires entre enero y agosto de 2009", la estimación para San Carlos de Bariloche "asciende a 11,44%".

Como consecuencia directa de ello, "la proyección inflacionaria 2009 del INDEC se sitúa en 6,12% para aquella región; mientras que la nuestra alcanza a 16,30% anual en esta ciudad", se indicó.

En ese marco, desde el CER y Nutriente Sur se planteó que "queda en evidencia la fuerte desaceleración que vienen exhibiendo las subas de precios en San Carlos de Bariloche", y comparó: "entre enero y agosto de 2008 crecieron 19,86%; mientras que en igual lapso de 2009 se han incrementado en una proporción considerablemente menor: 11,44%".

"Ello se debe, en parte, a las débiles temporadas turísticas que afrontó la ciudad este año. En verano, por una menor competitividad de nuestro tipo de cambio, frente a las devaluaciones dispuestas en otros países para protegerse de la crisis internacional; y en el invierno, por la gripe A1H1, más un flujo inferior de visitantes, tanto extranjeros -menguados por aquella misma debacle financiera- como nacionales -reticentes a venir debido a la desaceleración económica que sufre la Argentina-", detalla el informe.

Sin embargo, el CER y Nutriente Sur resaltan que "más que nada, debemos buscar su motivo en el paulatino desgaste del poder adquisitivo de los residentes, cuya evidente retracción al consumo viene desinflando al mercado interno".

"Todo ello se tradujo en un evidente enfriamiento del circuito productivo local, obligando a las empresas turísticas, comerciales y de servicios a revisar con inusual frecuencia sus respectivas tarifas y listas de precios".

El análisis del comportamiento de precios comparativo del año pasado al actual, muestra que "mientras la ciudad cerró 2008 con una inflación anual de 25,45%, para 2009 esperamos un alza global claramente inferior: 16,30%".

Comentá la nota