Un estudio del OCABA en la red de agua de Junín arrojó parámetros de arsénico inferiores al 0,05

Solamente seis pozos tenían valores por encima de ese porcentaje. Destacaron las obras realizadas por el Municipio de nuestra ciudad que permitió disminuir los valores desde el 2003.
l Organismo de Control de Aguas de la provincia de Buenos Aires (OCABA) realizó análisis y toma de muestras en determinados puntos de la red de agua potable de nuestra ciudad y estudios sobre los pozos que bombean a la red.

Marcelo Díaz, director del Organismo de Control de Aguas de la provincia de Buenos Aires (OCABA), señaló en declaraciones radiales formuladas en la mañana de ayer que "los estudios hechos sobre la red dieron levemente por debajo del parámetro establecido por la ley 11.820" a la vez que mencionó que de los 35 pozos, seis arrojaron por encima de los niveles establecidos por la ley 11.820 y el resto arrojaron parámetros inferiores a los límites fijados por ley, 0,05. "Esa es la realidad del último estudio hecho en Junín, en el mes de abril", indicó Díaz.

Díaz mencionó que "si bien el Código Alimentario establece niveles menores todavía respecto de algunos parámetros establecidos en Europa, lo concreto es que el valor mayoritariamente aceptado en la comunidad internacional, hoy rondaría en el 0,05 por ciento".

Aclaró que "no se trata de valores absolutos, sino que son indicativos". Recordó que "desde que se estableció el convenio con Junín, el Municipio -desde 2003- fue realizando acciones tendientes a bajar el nivel, lo que se fue logrando con el transcurso de los años, a partir del ingreso al servicio de una batería de pozos nuevas, con menor caudal que ayuda a disminuir el nivel de arsénico".

"De esta manera -agregó-, el Municipio fue mejorando los niveles de arsénico, de acuerdo al espíritu del convenio. Le restan hacer cosas al Municipio de Junín pero también se ha hecho mucho", reconoció.

Consideró que a partir del fallo de la Corte, el Gobierno local debe realizar un relevamiento integral de la red de servicio sanitario de Junín y ver en qué situación se encuentra a nivel general, para ver qué zonas se encuentran complicadas. "Cuando los pozos van a red y se juntan en la misma, el estudio más importante es el que surge de la red", reiteró.

El director del OCABA expresó que en nuestra ciudad, teniendo en cuenta la zona donde se encuentra y las características actuales, incluyendo como factor la última sequía, "el servicio sanitario se encuentra acep-tablemente bien, en función de la región. Obviamente que se deben hacer inversiones permanentes en la red", afirmó el directivo del organismo provincial de control del agua.

Pozos fuera de red

Como informó DEMOCRACIA en su edición de ayer, la Municipalidad de Junín indicó que comenzó a tomar medidas para dar cumplimiento al fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires que dispone bajar el nivel de arsénico en el agua potable de la ciudad.

El Municipio informó que debido a que el agua que circula por la red proviene de los pozos de bombeo, el lunes fueron parados aquellos que en los últimos análisis realizados por el Organismo de Control del Agua de Buenos Aires (OCABA) dieron un contenido de arsénico superior al recomendado.

El nivel de arsénico recomendado es 0,05mg/l y estos pozos arrojaron un nivel de 0,07mg/l y 0,08mg/l. Es decir, 0,02mg/l y 0,03mg/l superior a lo recomendado.

Hasta el momento, estaban funcionando porque el agua que éstos inyectan a la red luego se mezcla con el agua del resto de los pozos de la ciudad que se encuentran todos por debajo de lo recomendado, entre los cuales hay varios de los construidos por el actual Gobierno Municipal que sólo registran 0,01mg/l de presencia de arsénico.

Debido a la salida de funcionamiento, en este momento se encuentran parados los pozos N° 3 (Lavalle entre San Lorenzo y Falucho), N° 6 (Italia y Dulbecco), N° 7 (General Paz y Vuelta de Obligado), N° 16 (Libertad y Borges), N° 17 (Libertad y Laprida) y N° 20 (Comandante Escribano y Entre Ríos).

Reconoció el Municipio que la salida de funcionamiento de todos estos pozos ocasionará una fuerte pérdida de presión de agua que puede afectar diversas zonas de la ciudad. De hecho, es lo que ocurrió en la jornada de ayer en varios sectores de Junín generando inquietud entre los vecinos.

Opinión de un geólogo

El geólogo Horacio Ceci participó de un estudio efectuado en diciembre de 2004 a partir de un convenio entre la Facultad de Ciencias Naturales de La Plata y la Municipalidad de Junín, donde se hizo un detalle pormenorizado de la ciudad y del distrito, estableciéndose una propuesto de manejo de los recursos hídricos subterráneos, no solamente con relación al arsénico, sino también en función de la posibilidad de existir excesos de flúor o nitratos que pudieran afectar el servicio.

Comentó que el trabajo presentado contiene recomendaciones pero destacó que, junto al equipo de trabajo que realizó el estudio para Junín, en 2005 presentaron en el segundo seminario latinoamericano sobre temas actuales de hidrología subterránea, realizado en Río Cuarto, un trabajo que versa sobre los criterios para el establecimiento de niveles de tolerancia de arsénico.

"Allí ponemos en discusión esta actitud de tomar lisa y llanamente una norma defendida por la Organización Mundial de Salud en otros países y en otras circunstancias, sin estudios fisiológicos o toxicólogicos que avalen ese valor", señaló el profesional.

Ceci también afirmó que "existen variaciones en distintas perforaciones. Si se extrae un mayor caudal, puede aumentar el contenido de arsénico, entonces eso es sometido a regulación para obtener la menor cantidad posible".

El geólogo manifestó no tener conocimiento de personas que hayan sufrido consecuencias por el consumo de arsénico en Junín, a pesar de que en el estudio mencionado anteriormente se recabó esa información en centros públicos y privados de salud.

Comentá la nota