Estudio de ámbitos técnicos de Río Negro y el partido bonaerense de Patagones recomiendan avanzar en el corrimiento de la barrera sanitaria

Viedma.- (APP) El desplazamiento de la barrera sanitaria al río Colorado "adquiere un sentido estratégico y permitiría crear un mercado diferenciado que incrementaría el precio del producto". Así lo indica una de las conclusiones del estudio"Efectos de la sequía en la ganadería bovina en el noreste patagónico:
Análisis de la situación actual y perspectivas. Período 2001-2009" elaborado por los profesionales Tabaré Bassi, del Ministerio de Producción de Río Negro, Daniel Miñón, de la Estación Experimental INTA del Valle Inferior y Hugo Giorgetti de la Chacra Experimental Patagones dependiente del Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense. Precisamente este trabajo está agregado como anexo del proyecto del legislador Mario De Rege que impulsa el corrimiento de la barrera a partir de la constitución de una Mesa de Consenso integrada por todos los actores de esta temática, especialmente el SENASA, representantes ganaderos, representantes del sector frigorífico y autoridades provinciales.

En el estudio al que accesió la agencia APP se indica que en función de las lluvias medias en el noreste patagónico en los campos de secano el stock recomendado de vacas debería ser de 360.563, en tanto que la existencia actual (a valores de junio de 2009) es de 259.664 animales, poco más de 100 mil vacas menos.

Se indicó en el trabajo además que "la cantidad de vaquillonas y terneras en recría permitirían cubrir ese déficit rápidamente", explicitándose que hay 83.231 vaquillonas y 74.828 terneras.

Se recomienda "una recomposición gradual del stock" y "facilitar mediante políticas apropiadas como los créditos de retención de vientres, la recría de todas las terneras y vaquillonas existentes, procurando limitar su venta al norte de la barrera sanitaria, y limitando la faena de las mismas en la región".

El estudio da grandes posibilidades de desarrollo ganadero en áreas bajo riego, indicándose que actualmente en las zonas regadas se engordarían una 77,5 mil cabezas en Río Negro y 43,7 mil cabezas en patagones.

Precisamente Daniel Miñón dijo a la agencia APP que "en la zona bajo riego sí tenemos todas las posibilidades de expansión; hemos visualizado que las áreas bajo riego no han sido aprovechadas en todo su potencial, al contrario, están muy por debajo del potencial. Las áreas bajo riego son el futuro desarrollo de la ganadería".

Enfatizó que "nosotros visualizamos la gran cantidad de animales que en años buenos se nos iban al norte de la barrera a engordar en otras regiones. Esos kilos de carne los tenemos que producir en nuestra región en las áreas bajo riego".

Con una totalidad de vientres recomendados (de 360.563) a un destete del 65% se podrían producir 234.366 terneros. Los profesionales destacaron que "existe un potencial de producción de forraje que permitiría engordar la totalidad o una alta proporción de los animales destetados en la región".

Respecto al objetivo "estratégico" del corrimiento de la barrera, que "permitiría crear un mercado diferenciado que incrementaría el precio del producto", se indicó que "los egresos de hacienda de la región superan a los ingresos", y que "se exporta hacienda al norte de la barrera sanitaria, principalmente terneros y vacas".

Sentencian los profesionales que: "Es posible abastecer a la industria frigorífica regional, que faenó alrededor de 170 mil cabezas en 2007, con el engorde de ganado en los valles con destino al mercado regional patagónico. El desafío lo constituye el desarrollo de una industria de exportación de novillos pesados (450 Kg) que requiere de tecnología que debe desarrollarse".

Dicen además en el estudio que el corrimiento de la barrera "es de importancia clave para impulsar una ganadería regional altamente tecnificada y competitiva, capaz de hacer un aporte sustentable en términos ambientales, económicos y sociales". (APP)

Comentá la nota