De estudiantes a informantes de Uribe

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, anunció que empleará a estudiantes universitarios de Medellín como informantes pagos de las Fuerzas Armadas. Según afirmó el mandatario, la propuesta busca disminuir los índices de violencia en la ciudad colombiana cuyos índices de secuestros, asesinatos y robos se dispararon en los últimos meses. La medida ya desató críticas por parte de la oposición y grupos de derechos humanos.
"Hemos tomado una decisión: vincular, a través de la Fuerza Pública, a mil jóvenes estudiantes universitarios de Medellín como informantes del Ejército", señaló Uribe tras anunciar un incremento en el número de efectivos del Ejército y la policía colombiana en esa ciudad. Los universitarios que colaboren con el Ejército recibirán dinero por su actividad. "Cada joven de ellos va a recibir al mes cien mil pesos (unos 50 dólares), a título de bonificación", aseguró el presidente.

El rebrote de la delincuencia en la capital del departamento de Antioquia preocupa al gobierno colombiano. Según señalan los expertos, la operación de bandas narcotraficantes, el creciente consumo de drogas, la proliferación de armas de fuego y la pobreza, entre otros factores, han disparado los índices de homicidio, llegando a 2178 muertes tan sólo en el 2009.

"La propuesta presidencial busca impulsar la política de cooperantes bonificados que ha tenido un inmenso impacto positivo en la recuperación de la seguridad ciudadana en todo el país", declaró ayer el ministro de Defensa, Gabriel Silva. "Ciudadanos, estudiantes, amas de casa, profesores, empresarios, todos debemos entender la seguridad ciudadana como una obligación colectiva", aseguró.

El anuncio generó rechazo y críticas desde distintos sectores."La red de informantes que fomenta el gobierno viola el derecho internacional humanitario porque no tiene ningún control civil. Esto va a generar riesgos para la población civil y queremos saber si el presidente de la República va a asumir la responsabilidad de las personas que vayan a ser asesinadas por esa decisión", destacó el director de la ONG Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), Jorge Enrique Rojas. Por su parte, el candidato presidencial independiente y ex alcalde Sergio Fajardo calificó el plan como un gran error. "Esto lo que hace es invitar a nuestros jóvenes a que entren a ese mundo de la violencia", indicó el ex candidato. Respecto del tema, el líder del opositor Partido Liberal, Rafael Pardo, consideró la medida como un recurso "desesperado" ante la difícil situación de orden público que se presenta en Medellín. "Creo que el gobierno perdió el control de lo que está pasando allá", sentenció.

Comentá la nota