Los estudiantes de los colegios tomados definen si continúan la protesta

En caso de levantar la medida, anunciarían un plan de cortes en diversos cruces de la Ciudad.
Las tomas empiezan a ceder. En asambleas, desde el viernes, los estudiantes de seis colegios decidieron levantar la medida de fuerza. Hoy el Falcone, Liceo 1, Danzas 2, el Acosta, y los preuniversitarios Carlos Pellegrini y Nacional de Buenos Aires vuelven a las aulas. En tanto el Normal 1, el 9 y el 11, Danzas 1, el Comercial 8, Yrurtia y el Lenguas Vivas definirán durante la tarde si continúan tomados. En protesta por la reforma en los planes de estudio a nivel nacional, en algunos secundarios porteños llevaban diez días sin clases.

Según trascendió, en una conferencia de prensa, convocada en el Pellegrini para las 19, los estudiantes definirán cuáles serán los pasos a seguir. En caso de levantar la medida, anunciarían un plan de cortes en diversos cruces de la Ciudad. "Nuestro objetivo final es tener una reunión con los ministros Esteban Bullrich y Alberto Sileoni para lograr una pórroga en la implementación de la reforma", manifestó Nicolas Goldman, vocal del Pellegrini, a Clarín. En la institución, que depende de la Universidad de Buenos Aires, el levantamiento de la toma -a diferencia de otras escuelas- no es la opción primera. Según reflexionó, Nicolás Cernadas, el vocero del Colegio Nacional de Buenos Aires(CNBA), en diálogo con otros medios, la culminación de la protesta en todas las instituciones educativas es un hecho más probable.

Las tomas arrancaron el lunes 16 cuando los alumnos del Mariano Acosta ocuparon el colegio. Luego se sumaron otras siete escuelas públicas y el Nacional de Buenos Aires y el Pellegrini, a los que no les cabe la reforma pero se plegaron por solidaridad a los colegios en los que sí se aplicará.

Llegaron a ser quince instituciones tomadas.

Los estudiantes no quieren que se reduzcan las orientaciones que plantea el nuevo el secundario. Argumentan que el cambio en la currícula no garantiza la validez nacional del título artístico, pone en riesgo la estabilidad laboral de los docentes, quita horas de Historia, Geografía e Informática en 4° y 5° año, elimina títulos –como Perito Mercantil– y recorta a 10 las 148 orientaciones de la educación secundaria de la Ciudad.

Además de ocupar sus escuelas, los estudiantes marcharon y cortaron calles, y pidieron participar de las reuniones en las que se analiza la propuesta de la Ciudad a través del plan Nueva Escuela Secundaria de Calidad (NESC). Aún cuando siete escuelas siguen tomadas, no lo lograron.

“Es el método de lucha que elegimos para que no se aplique la NESC que, en definitiva, es un acuerdo entre el PRO y el kirchnerismo. Pero al mismo tiempo, pensamos que es un faro a los secundarios del interior del país para que se sumen a la protesta”, señaló Matías Mlotek, miembro del Frente de Estudiantes en Lucha y de Tendencia Piquetera Revolucionaria. Es que la reforma no se reduce a las escuelas públicas porteñas, sino a todo el país.

Sin embargo ningún colegio del interior se plegó.

Respecto de esta medida de fuerza, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, aseguró ayer que “aleja a los alumnos y a los padres de las escuelas públicas” y remarcó que sigue abierto el diálogo con los estudiantes que insisten con la toma.

Coment� la nota