Estudian si transformador de la Usina incide en casos de cánce

Ocurre a metros de Colectora Sur (Ruta 226), donde se detectó la reciente aparición de diferentes tipos de cáncer. La gente del barrio convocó a un concejal para que reciba sus denuncias. El edil averigua si la cuestionada aparatología está funcionando en regla.
Un grupo de vecinos domiciliados en la calle Peyrel al 1.300 exteriorizó su preocupación por la presencia de un transformador de energía eléctrica, propiedad de la Usina Popular y Municipal, en tanto quieren saber si tiene relación alguna con la alarmante cantidad de casos de cáncer declarados en el último tiempo.

La aparición de la enfermedad en varios habitantes de la zona, ubicada a pasitos de la Colectora Sur (Ruta Nacional 226) motivó la convocatoria al concejal Facundo Llano, quien recorrió el lugar para luego confirmar a LA VOZ que “es importante la preocupación de la gente”.

Los vecinos se reunieron con el edil del Frente para la Victoria, al que transmitieron sus dudas por el artefacto que le pertenece a la Usina, ya que sospechan una presunta vinculación con el notorio aumento de casos de cáncer en el sector.

Llano se mostró involucrado con el tema y prometió estudiar si la ubicación del transformador cumple con las exigencias legales, a modo “preventivo”, señaló.

“La preocupación existe, son muchos los vecinos que se movilizaron”, alertó el joven legislador sin obviar que “haremos las averiguaciones del caso para determinar si se está generando algún perjuicio a la comunidad y evaluar luego de qué manera se soluciona”, especificó en diálogo con este diario.

Recordó además que existe legislación y parámetros normativos que regulan la distancia entre los transformadores y la población, así como el estado en que deben funcionar.

Precisamente, tanto el Organismo de Control de Energía Eléctrica de la Provincia de Buenos Aires como la Usina Popular y Municipal, así como la propia comuna, tienen a su cargo el cumplimiento de las leyes que establecen dónde se puede colocar esta aparatología.

“A INVESTIGAR CON SERIEDAD”

La exposición de la gente del barrio a riesgos que atenten contra su salud naturalmente despertó la necesidad de hacer oír el reclamo. Ni más ni menos, que se sepa la verdad en torno al transformador.

A numerosos vecinos se les declaró la enfermedad en distintas partes del cuerpo, según lo denunciaron ante el mismo legislador.

“Hay que ver cuál es el marco jurídico del caso y observar de qué manera se puede solucionar”, reiteró Llano para sostener que “la reunión fue muy importante, nos recibieron muy bien y estoy gustoso de tener este diálogo cara a cara con los vecinos”, evaluó el concejal tras la recorrida.

Entre los caminos a seguir, con vistas a investigar la situación, el edil no descartó un pedido de informes al Ejecutivo. Pero también acudir a instancias superiores de Gobierno, o incluso un encuentro con las propias autoridades de la Usina, y determinar así “de qué manera está colocado ese transformador, si hay que retirarlo, modernizarlo o levantarlo. Eso lo dirán los especialistas”, explicó el entrevistado.

La gravedad del panorama –añadió- motivó “que asumamos la responsabilidad de tocar determinadas puertas” para echar luz sobre el tema.

Claro está que resulta prematuro dictaminar si el transformador incide o no en la existencia del cáncer que ya admitió un importante número de personas, pero “la sola preocupación de los vecinos amerita que el asunto sea investigado con la seriedad que se merece”, admitió el representante del FPV.

“A nadie le gusta vivir con la sospecha de tener cerca un elemento que pueda generar daño”, marcó Llano para justificar el inicio de la pesquisa.

Habitualmente, las denuncias que difunde la prensa asocian al cáncer con la sustancia PCB, que suele contaminar a transformadores de energía eléctrica sobre los que los vecinos tejen sus temores. De todas maneras, se desconoce cuales son las condiciones de uso en que se mantiene el aparato que actualmente preocupa a los vecinos de Peyrel.

Recomendar noticia

Comentá la nota