Estudian "intervenir" la operación de EDECAT

Para el Gobierno, la concesionaria hizo un "abandono del servicio" a raíz del conflicto con los trabajadores. Ahora analiza una posible "toma de posesión" oficial de la distribuidora.
A pesar de que el conflicto gremial que disparó los graves problemas en el suministro eléctrico fue superado, el Gobierno avanza con la idea de "intervenir" en la operación a cargo de EDECAT para asegurar a futuro la prestación del servicio. Aunque se manejan distintos escenarios sobre cómo se podría llevar a cabo la intervención, ésta sería el paso previo a la salida de la empresa de la concesión que tiene desde 1996. Para las autoridades, la privatizada hizo un "abandono del servicio", lo cual es motivo directo de rescisión contractual.

El subsecretario de Servicios Públicos, Rafael Assante, explicó a EL ANCASTI que por los incumplimientos de la firma se podría dar una rescisión "culposa" o directamente la expropiación, que es un trámite mucho más complejo porque debería plasmarse en un proyecto para que sea analizado en la Legislatura. El funcionario había sido especialmente crítico con la distribuidora y en declaraciones radiales dijo que "aquí hay una empresa que no tiene un plan B o C para este tipo de situaciones. No puede ser que dos o tres personas estén tratando de dar las soluciones a los usuarios".

Assante hacía referencia con ello a los graves inconvenientes en el servicio como consecuencia del paro que iniciaron los trabajadores el jueves pasado, el cual se levantó ayer. El resentimiento en el suministro eléctrico provocó, además, cortes en el agua potable en toda la ciudad Capital, ya que el grueso del abastecimiento se hace con perforaciones que dependen del correcto flujo de energía.

El lunes, el funcionario no había descartado la salida de la empresa, aunque se cuidó en decir en qué condiciones se produciría. El técnico mantuvo ayer una reunión con el ministro de Obras y Servicios Públicos, Juan Acuña, a la que después se sumó el gobernador Eduardo Brizuela del Moral. Durante el encuentro, el mandatario habría pedido que se evalúen todos los escenarios posibles sobre cómo seguirá la prestación eléctrica.

A diferencia de lo que sucedió con el servicio sanitario, al cual el Estado provincial subsidiaba en casi todos los aspectos antes de retomarlo, en el caso de EDECAT hay un acta acuerdo vigente, que establece un cronograma de inversión con la deuda que la Provincia reconoció. Por otro lado, la red de distribución es propiedad de la firma, por lo que en caso de que finalmente sea desvinculada de la operación, podría reclamar al Gobierno una cifra varias veces millonaria.

Comentá la nota