Estreno en un escenario donde las quejas se multiplican

Vecinos muy enojados con el nuevo servicio. Desde la Municipalidad se pide paciencia y se prometen correcciones. Ayer hubo cortes en el 5 de Abril y Villa Floresta
Rubén Giangreco llegó tarde a su trabajo. "Me fallaron los cálculos", dice, porque el viaje entre Villa Harding Green y el centro tardó unos 45 minutos, 20 más que la semana pasada.

Hugo Verna, presidente de la Sociedad de Fomento de Villa Floresta, se queja porque los colectivos de la 502 paran cada siete o más cuadras y asegura que junto con el centro de jubilados presentarán los reclamos al intendente y al Concejo Deliberante.

Nilda Teresa Roldán, titular del ente fomentista del 9 de Noviembre, sostiene que el domingo, la extensión de la 507 sólo se cumplió una de las seis veces pautadas y que ayer, hasta avanzada la tarde, ninguna.

Tras su debut, el modelo de transporte público urbano de pasajeros despierta enojos por toda la ciudad, enfatizados durante la mañana y tarde de ayer.

Las frecuencias, los trayectos, las distancias entre las paradas y las cuestiones que resultan del sistema de pago son la moneda corriente de las protestas. En algunos casos, los choferes decidieron no cobrar los pasajes, como en el caso de la 502 porque se trabó la máquina de monedas, faltaba el espacio para poner el boleto fiscal y aún no está el sistema de tarjebus.

Desde el último domingo, Plaza cubre los recorridos establecidos para las líneas 502, 503, 509, 512, 513, 517, 518 y 519A. Rastreador Fournier tiene a su cargo las líneas 500, 507, 514 y 519, mientras que Mayo SATA cumple con las líneas 504, 505, 506 y 516.

"Dudo de que se trate de unidades nuevas, porque las frenadas son prolongadas y sus ruidos insoportables", ejemplificó Verónica Caturelli.

Un grupo de vecinos de Villa Floresta fue más allá de los gritos y, durante la mañana, cortó el tránsito en José Ingenieros y Mallea. Indicaron que la 502 pasa por allí con las puertas cerradas y que no los levanta porque los pasajeros deben ir a Eduardo González y La Falda, lugar donde se inicia el regreso. Consideran que tales distancias son extensas y se deben cumplir entre la oscuridad.

"Hemos perdido muchas paradas. La 502, con la extensión del recorrido, entra al barrio, pero, ¿para qué?, si sólo lo vemos pasar y para cada siete cuadras", sostiene el fomentista Hugo Verna, quien advierte que la situación se agravará cuando comiencen las clases, por las dificultades que tendrán las maestras y los chicos.

En el sector se repitieron las críticas hacia quienes instrumentaron los recorridos y se advirtió que si el municipio no reve esta situación, se intensificarán los cortes.

Por su parte, Nilda Roldán sostuvo que la gente del 9 de Noviembre esperaba este nuevo sistema porque, por primera vez, los colectivos de las 507 entrarían al barrio, pero el domingo, de las seis extensiones pautadas, sólo se cumplió una.

"El domingo a la tarde, le pregunté al chofer por los horarios y me contestó que no sabía nada. Así que aquí estamos con el anunciado 'servicio de primera' que no se sabe cuándo y por dónde pasa".

La fomentista señaló que se pedirán horarios permanentes en un sector que comprende 16 manzanas y que tiene muchos chicos en edad escolar y trabajadores que se movilizan varias veces al día. De no poder contar con los micros de la 507, las alternativas son las líneas 506 o 516, pero para acceder a ellos hay que caminar 10 cuadras por lo menos.

Nilda Roldán cree que el nuevo recorrido es mucho mejor que el anterior, porque, por lo menos tendrá colectivos, pero espera que se cumpla.

Tensa tarde

Entre vecinos muy enojados que le reclamaron a coro que "no diga más que pasan cada 12 minutos", Maximiliano Celendano, director Vial de la comuna, trató de calmar los ánimos en Saavedra 3.600, donde el tránsito se cortó entre las 16.15 y las 19.30. Allí, una asamblea exigió inmediatas respuestas, pero sin desmanes, según lo aseguró el capitán Marcelo Bianchettín, jefe de la Policía Distrital, quien supervisó el reclamo.

"La gente del 5 de Abril tuvo que esperar más de una hora para tomar el colectivo y quiere lo que teníamos hasta el domingo: un colectivo de la línea 512 cada media hora con refuerzos en los horarios picos", explicó Patricia Long, secretaria de la sociedad de fomento.

Hoy, a los 8, los vecinos serán recibidos en la Municipalidad.

Celendano reconoció que durante la jornada se produjeron "un montón de dificultades por la propia instrumentación de un nuevo sistema".

"En este caso, hubo una mala interpretación de la empresa, que vamos a tratar de resolver", dijo Celendano, cuando arreciaban las quejas.

En Villa Rosas

Marisa Volpi, vocera de vecinos autoconvocados de Villa Rosas, solicitó que "el recorrido de la 503, una línea emblemática de nuestro barrio, no se modifique".

"Hoy es un colectivo que no nos lleva a ningún lado, porque para llegar al centro da una vuelta muy grande. Es más, los chicos de este sector quedaron alejados de las escuelas a las que concurrían, por lo que los cambios realizados no sólo comprometen su seguridad sino que incrementan los tiempos de los traslados".

Respecto de la llegada de la línea 502 a un sector de Villa Rosas dijo que representa un paliativo, pero no sustituye el recorrido anterior que tenía la 503.

"Barrios como Villa Serra, Spurr, Villa Talleres o Moresino quedaron aislados y quienes allí residen tienen que tomar dos colectivos para llegar al centro".

Asimismo, Volpi sostuvo que los habitantes del lugar "presentamos una propuesta alternativa que respondería a nuestras necesidades más representativas".

Desde Altos de Palihue, Villa Bordeu y Los Chañares también hubo quejas por las demoras evidenciadas en las frecuencias.

Desde Altos de Palihue, Villa Bordeu y Los Chañares también hubo quejas por las demoras evidenciadas en las frecuencias. Hubo generalizadas coincidencias acerca de que "ningún concejal ni funcionario municipal se subió a los colectivos, porque de lo contrario no se entiende por qué razón se están cometiendo tamaños desatinos".

Promesas de soluciones

Desde la comuna prometen adoptar modificaciones en función de las demandas de los vecinos y, por otro lado, confían en que, con el transcurrir de los días, los usuarios se vayan acostumbrando a las modificaciones y terminen por aceptar los nuevos recorridos.

"Este mecanismo de revisión de recorridos y frecuencias, siempre ateniendo a los derechos y obligaciones que tenemos quienes estamos comprometidos con el sistema de transporte, es permanente mientras perdure la concesión, porque la misma dinámica del servicio así lo requiere", sostuvo ayer Maximiliano Celendano.

Tras reconocer que "hay cosas que ir ajustando para que todo el engranaje funcione en un plazo razonable", Celendano acotó que "están pendientes de elevar al Concejo Deliberante otras modificaciones, que ya fueron consensuadas con todas las partes involucradas, incluidos los vecinos".

Comentá la nota