Las estrategias para el 27 de septiembre

Por lo que uno observa, el justicialismo tiene distinta estrategia para Rosario y Santa Fe. El Frente Progresista se esfuerza ganar en la sumatoria.
En el PJ

Luego del rotundo triunfo del justicialismo en Rosario todos se encolumnaron detrás de Héctor Cavallero. "La lista que surgió de la interna incluyó a todos, por eso el PJ va unido" nos comentaba un viejo dirigente sureño. Desde hace mucho tiempo que no se ve al partido tan movilizado y trabajando para construir un triunfo en las próximas elecciones. "No se va a ganar la provincia, si no ganamos primero Rosario" expresan los militantes. Los operadores políticos saben que lo acumulado en las internas abierta es el techo y que habrá algunos que no se sentirán representados por Cavallero o Giuliano, generando una merma que puede compensarse con los votantes que no fueron el 5 de julio. También observan la performance que pueda realizar el radical Jorge Boasso ya que muchos del PDP disidente o del PJ, pueden terminar ampliando la importante base conseguida en la interna abierta con poca inversión publicitaria.

En Santa Fe, en cambio, el partido parece avalar dos propuestas. La lista 2 del PJ con "Chiquito" Campanella y María Lastra como cabeza de lista recibiendo el apoyo de los sectores del Obeidismo, el Rossismo y de Darío Scataglini. La otra es la 100% santafesino con Sebastián Pignata y Marcelo Ferreyra a la cabeza pero con el fuerte apoyo de UPCN, Alberto Maguid, Cachi Martínez, Federico Reutemann, Carlos Carlozzi, Rubén Montapponi, el MID y la Democracia Cristina (partido integrantes de Santa Fe Federal).

No se dice, pero bien puede ser una estrategia electoral para ganarle al Frente Progresista. El objetivo puede ser que ambas listas logren dos bancas cada una, contra tres que quedarían para la lista oficial y así poder ser mayoría en el Concejo a partir del 10 de diciembre de concretarse una alianza entre 100% santafesino (que tendría 4 escaños) y el PJ que sumaría 4. Importante mayoría sobre 13 miembros. Es un secreto a voces que Alberto Maguid habría convencido a Oscar Martínez para que después las elecciones, se sumara al partido justicialista para armar un proyecto nuevo para lograr un trasvasamiento generacional con mira al 2011.

En el partido nadie se anima a cuestionar la jugada de Maguid, ¿fue acordado o fue producto de la impronta del dirigente sindical?

En el Frente

En Rosario la preocupación es doble. Si el oficialismo pierde, serán dos años de gestión cuesta arriba pero lo más grave es que dejará a Miguel Lifschitz fuera de carrera para la gobernación en el 2011. Más allá de las disputas entre binneristas y el alcalde local, el socialismo privilegió mantener el bastión del sur y desde la provincia vinieron los "grandes anuncios" junto a las recorridas de obras del dúo Binner- Lifschitz para ayudar a recomponer la alicaída imagen de la gestión. ¿Alcanzará o la sociedad se cansó de 20 años de socialismo?

En Santa Fe, el oficialismo esta confiado que el electorado le dará un respaldo y especula con llevarse 4 de las 7 bancas en disputas. La gestión Barletta trascendió la frontera de la ciudad y fue requerido en varias ciudades para apoyar a correligionarios que tienen elecciones reñidas porque ya lo ven como uno de los candidatos para el 2011.

Atípica campaña

Faltan 11 días para las elecciones y no hay clima electoral ni campañas que saturen como en otras oportunidades. ¿Será por la escasez de fondos o por la indiferencia del electorado que ya no soporta más promesas? Lo cierto es que se trata de una elección municipal intermedia que no resolverá los problemas de ciudadanos como la inseguridad, la situación económica y la desocupación. Resortes exclusivos de la provincia y la nación.

Comentá la nota