"La estrategia de Scioli es basarse en los hechos"

Daniel Scioli abandonó su habitual tono mesurado y apuntó contra los máximos referentes de Unión Pro. Dijo, entre otras cosas, que el acuerdo entre Francisco de Narváez y Felipe Solá es "ridículo".
¿Unico indicio de que la campaña está lanzada y de que el mandatario se adentró con todo en ella? No. En rigor, antes mostró suma premura en resolver el conflicto salarial con los docentes.

Además recargó, desde comienzos de marzo, su agenda con mayor cantidad de actividades, actos públicos y apariciones mediáticas.

Claro está, la premisa que rige en estos tiempos tiene que ver con exhibir acciones concretas y prontas soluciones ante cada conflicto que se presente.

En ese sentido, en la última reunión de gabinete instruyó a sus ministros a que "muestren gestión".

Es decir, que destaquen cada uno de los logros alcanzados en las diferentes áreas de gobierno y realicen una suerte de racconto de lo hecho en cada cartera ante cada medida que se comunique.

Otro expreso pedido del Gobernador a sus ministros y secretarios fue mostrarse "más que nunca" cerca de los intendentes, atendiendo sus demandas.

Aunque ningún funcionario se atreva a reconocerlo frente a un micrófono, alguien disparó en aquel encuentro entre ministros: "Ya estamos en campaña, el año termina el 28 de junio". Toda una señal.

Convencido de que los comicios legislativos operarán como un plebiscito de las administraciones provincial y nacional, anunció a sus colaboradores que se dispondrá a caminar todo el territorio bonaerense junto al ex presidente Néstor Kirchner, seguro candidato a encabezar la lista oficial del PJ.

Por ello, en cada recorrida Scioli solicitará ante el electorado el apoyo a la continuidad del proyecto.

Juan Courel, jefe de asesores del primer mandatario y figura clave en la construcción del discurso de éste, dialogó con La Tecla sobre estas cuestiones.

-El discurso del Gobernador se endureció en los últimos tiempos, ¿se profundizará ese tono a lo largo de la campaña?

-El Gobernador está marcando una línea firme, que tiene que ver con un tiempo que está viviendo no sólo la Provincia, sino la Argentina, que requiere mucha firmeza y unir voluntades, tirando todos para el mismo lado. Hay una coyuntura internacional que está afectando la economía, que si impacta en nuestros principales socios comerciales terminará impactando aquí. Y eso exige un grado de responsabilidad y conducción muy firmes en todos los niveles de gobierno, tanto en la Presidencia como en la Gobernación y los municipios.

-Pero con relación a lo político Scioli suele no confrontar, y realizó declaraciones duras sobre la alianza tejida entre Solá y De Narváez...

-No fue una expresión dura. Es que llama la atención que el principal crítico de la seguridad de Felipe Solá sea hoy su cabeza de lista. Pese a ello, el Gobernador se enfoca más que nada en su propio trabajo.

-¿Cómo van a trabajar hasta el día de las elecciones?

-Como lo venimos haciendo: siguiendo todas las áreas y mostrando la gestión que se está haciendo. Mostraremos que se aumentaron los salarios docentes como nunca antes; que a partir de un esfuerzo de inversión descomunal se está viendo un trabajo conjunto con la Nación y los municipios que permite tener más obras que nunca en la Provincia; que hay mejor calidad de vida y salud;

y que se construyen redes cloacales.

-¿Desde qué lugar se convocará al electorado?

-En esta elección se trata de poner en valor todo lo que se está haciendo y convocar a la ciudadanía a ratificar este rumbo, que está permitiendo cambios muy importantes. Creemos que a partir del apoyo electoral y de un Poder Legislativo que acompañe estas medidas podremos profundizar y llegar mucho más lejos.

-¿Es decir que la estrategia de campaña será mostrar gestión?

-Básicamente, sí. La estrategia de Scioli es basarse siempre en los hechos, en la acciones concretas, en la realidad, en lo que la gente quiere. Y lo que la gente quiere es gestión, es seguridad, es cantidad de patrulleros, es el trabajo conjunto para que haya gendarmes en el Conurbano, es haber puesto 1.270 policías a reforzar la presencia preventiva en el Gran Buenos Aires. Son todas esas las cuestiones que a la gente realmente le interesan, y no las discusiones de mezquindades políticas que, en vez de ser toma de decisiones por la positiva, terminan siendo palos en la rueda.

-¿Para el gobierno el año termina el 28 de junio?

-No. El año termina el 31 de diciembre. Sí tenemos una fecha muy importante el 28 de junio, porque la gente podrá expresarse sobre nuestras gestiones provincial y nacional, pero el año termina en diciembre. Nosotros pensamos siempre en el mediano y largo plazo.

-En campaña, ¿el Gobernador recorrerá básicamente el interior y Kirchner el Conurbano?

-No. Recorrerá toda la Provincia. Nosotros no dividimos entre interior y Conurbano. Todo forma parte de la misma provincia y del mismo país. Cuando pensamos políticas lo hacemos tendiendo puentes y no paredes entre las distintas áreas del territorio.

-Se dice que la idea es que él camine el interior, donde puede ser recibido con menos hostilidad que Kirchner.

-El Gobernador recorrerá el interior

y el Conurbano, como viene haciendo, tratando de acercar su visión positiva. Y así como hizo durante este año y medio, cuando no paró de recorrer la Provincia, seguirá en lo que quede de gestión.

-¿Tienen algún esquema previsto de los distritos que empezarán a visitar?

-Lo iremos definiendo en base a cómo se vaya desarrollando la campaña.

-¿Irán sólo con anuncios concretos

o también realizarán actos tradicio-nales?

-Mantendremos la agenda cotidiana

de inauguración de obras y de apertura de licitaciones, porque el gobierno no se puede frenar por el hecho de que haya una campaña electoral. Tenemos que

seguir adelante con todo lo que se viene haciendo. Los detalles los irán viendo cuando se lance formalmente la campaña.

-¿La imagen de deterioro que sufre

el matrimonio Kirchner puede afectar negativamente al gobierno de la Provincia?

-La gente sabrá apreciar la decisión de trabajar de manera conjunta con este proyecto nacional que generó cuatro millones de puestos de trabajo y más de diez mil industrias; el hecho de reducir dramáticamente la pobreza; permitir que el país se desendeudara y actuara con responsabilidad fiscal (sin que ésta recaiga sobre los trabajadores); que se aumentaran el presupuesto educativo, el de ciencia y el de salud, más los ingresos jubilatorios.

Todo esto es una muestra cabal de que

es una decisión inteligente poder trabajar en conjunto municipios, Gobierno nacional y Provincia en beneficio de la comunidad. Si el gobernador Scioli trabaja con la Presidenta, los resultados se ven. Lo estamos viendo en obras, en las medidas de seguridad tomadas días atrás y en todo el apoyo que tiene la provincia de Buenos Aires para avanzar con su agenda de cambios.

-¿El Gobernador no pagará costos políticos del conflicto con el campo?

-Al contrario. Por trabajar en conjunto con el Gobierno nacional se pudo avanzar en temas como el trigo, la leche y la ganadería, que llevó a soluciones concretas. No se trata de actitudes demagógicas que él pueda tomar, como subirse a un tractor. El tiene una responsabilidad institucional, que es gobernar la Provincia para que los sectores productivos y sociales puedan encontrar las soluciones que necesitan. Y eso se hace a través del diálogo, no a través de confrontaciones demagógicas.

Comentá la nota