La estrategia del Peronismo Federal

El heterogéneo grupo que lideran Romero, Rodríguez Saá y Puerta, en diálogo con Duhalde y Reutemann, analizan alternativas para enfrentar un escenario de severa crisis política luego del 10 de diciembre.
El avance arrollador del kirchnerismo en la política post 28 de junio puede provocar cierta confusión. Es que la realidad surge contradictoria para el análisis, que se bambolea entre dar por terminados a los Kirchner -que luego se encargan de demostrar su vigencia con triunfos implacables como la sanción de la ley de medios-; para pasar entonces a otorgarles una fortaleza acaso igualmente exagerada.

Es que la sociedad está frente a un proceso novedoso para la recuperada democracia argentina -por lo menos en términos del extremo en que se está desarrollando-. Esto es un notable desacople entre los éxitos políticos de un Gobierno y el extendido rechazo social que cosecha.

Uno de los consejeros más sensatos que le quedan a Néstor Kirchner se sinceró ante La Política Online: "No hay que confundirse, en las encuestas estamos cada vez peor, y cuando uno mira no la imagen o la intención de voto, sino el costado cualitativo de los trabajos, lo que revelan es que la gente está pasando de la indiferencia o la oposición al odio. No importa que haga el Gobierno la reacción visceral es el rechazo. Así es muy difícil imaginar un futuro político".

Esta combinación de un gobierno desafiante, que consolida triunfos políticos a sangre y fuego; con un extendido descrédito social explica la profusión de contradicciones y paradojas que provoca la observación del kirchnerismo. "Es una hegemonía frágil", condensó un curtido dirigente del peronismo opositor.

De manera que la situación de limbo político en la que vive por estos días el kirchnerismo no debería llevar a confusiones, el sistema está muy lejos del equilibrio.

"Aquí hay dos opciones, que los Kirchner se tranquilicen y entiendan que le tienen que quitar presión a la democracia; o que sigan tirando de la cuerda y entonces el desenlace es imprevisible", agregó la fuente consultada.

RADIOGRAFÍA DEL PERONISMO FEDERAL

El fantasma que ronda las mesas políticas se llama 2001. Pero también aquí es bueno evitar las simplificaciones. En primer lugar la cabeza del gobierno es peronista y eso marca una diferencia ontológica con De la Rúa, en términos de apego al poder. Y en segundo lugar, la situación económica no tiene nada que ver con la de aquel año infausto.

Pero la imagen surge porque lo que se palpa es la posibilidad de una crisis que ponga en jaque el sistema, aunque su configuración sea distinta a la de 2001.

Los múltiples matices de este escenario, que en un extremo llega a la hipótesis catastrofista de unos Kirchner chavizados que optan por cerrar el Congreso, son los que por estas horas analizan en ese heterogéneo grupo que se ha bautizado como Peronismo Federal.

Se trata de un movimiento, subestimado por algunos medios y la propia política, que sin embargo empieza a adquirir un volumen interesante. Lo que empezó como un reducido grupo de dirigentes de provincias del Norte (recuérdese que en junio pasado este espacio bendijo la candidatura del periodista Alejandro Petroff), vinculados a los '90 y resentidos con los Kirchner, ha ampliado su paleta y poder territorial.

Los motores del agrupamiento son el salteño Juan Carlos Romero y el misionero Ramón Puerta, con la activa participación de los hermanos Rodríguez Saá. Pero también revistan allí Carlos Reutemann y Felipe Solá; y se han entablado diálogos permanentes con Eduardo Duhalde en una progresiva coordinación de acciones políticas que se acaba de consolidar con la incorporación a este esquema de Hilda "Chiche" Duhalde.

Incluso, los organizadores de este nucleamiento prometen anunciar muy pronto que el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti y hasta su antecesor José Manuel de la Sota se suman a la partida. De concretarse sería un golpe muy especial a Kirchner, quien dejó trascender que había cerrado un acuerdo con De la Sota para apoyarlo como candidato a gobernador en 2011, en contra de Schiaretti. "Fue una operación, De la Sota nunca estuvo con Kirchner", agregó la fuente consultada.

Lo cierto es que el pasado 17 de octubre, el ex gobernador pareció darle la razón a estor peronistas opositores, cuando sorprendió al compartir el palco del acto oficial del PJ cordobés con Schiaretti, en una tribuna en la que abundaron los dardos a la Casa Rosada.

Se va configurando así una interesante alternativa territorial al PJ kirchnerista, que según anticipan las fuentes "ahora la apuesta es llegar a fin de año con armados políticos al menos en 20 provincias".

EL PLAN PARA ENFRENTAR LA CRISIS

La idea que barajan en este grupo es repartirse con el radicalismo las presidencias de las Cámaras, después del 10 de diciembre. "Tenemos que enviarle a la sociedad el mensaje de que hay una red que va a contener a los Kirchner", afirmó a La Política Online uno de los legisladores estrella del peronismo opositor.

Según afirman, en el Senado están a dos o tres votos de obtener la mayoría necesaria para reemplazar al kirchnerista José Pampuro. En tanto que en Diputados una alianza de los peronistas disidentes y la UCR superaría holgadamente los poco más de 90 diputados que tendrá el oficialismo.

Hasta ahora esta movida era resistida por la UCR que prefiere apegarse a la tradición de dejar la presidencia de las cámaras a la primera minoría. Además, antes de ingresar en esa discusión, en la UCR deben resolver su propia interna sobre quienes serán sus jefes de bloque y autoridades de las cámaras.

Como sea, en el Peronismo federal barajan el nombre de Romero o Rodríguez Saá para reemplazar a Pampuro -salvo que la UCR quiera ese lugar-; y para la presidencia de Diputados la carta más fuerte es Felipe Solá.

Por ahora, no son más que dibujos en el aire, pero revelan que lejos de la quietud política que intenta transmitir el kirchnerismo, el agua se está moviendo debajo de la alfombra y no en el sentido que preferiría la Casa Rosada.

LA INTERNA Y LOS ALIADOS DE UNIÓN-PRO

Este armado político del peronismo opositor se ha puesto como horizonte para resolver su fórmula presidencial, finales del 2010. "Hacerlo antes sería dinamitar el espacio, eses es el error que están cometiendo muchos que quieren definir primero el candidato y construir a su alrededor", afirmó la fuente consultada.

Esa es precisamente la idea de Luis Barrionuevo que incidió fuerte para que Duhalde lanzara su candidatura presidencial. "Ya no podemos seguir sin candidato, anda vos y después vemos", le dijo palabras más, palabras menos.

Frente a esto, en el Peronismo Federal, el misionero Ramón Puerta propicia congelar la discusión por las candidaturas y concentrase de aquí a fin del año próximo en el armado territorial. "Luego en esa fecha podríamos ir a una interna no de fórmulas, sino de candidatos en la que el primero sea presidente, el segundo vice, y los otros dos presidentes de las cámaras", propone el diputado electo.

La idea es un remix del sistema uruguayo, en el que los derrotados de la interna terminan como vices, como fue el caso de Danilo Astori y José Mujica. Una manera de evitar rupturas partidarias. En el lote de presidenciables se anotan Duhalde, Solá, Puerta, Romero y Alberto Rodríguez Saá.

Lo notable es que quien mejor mide se ha autoexcluido de la contienda. "Carlos Reutemann me dijo que él va a apoyar a Duhalde, y yo aprendí a creerle al Lole", le dijo uno de los presidenciables del peronismo opositor.

El esquema se complejiza aún más con la eventualidad de una alianza con Francisco de Narváez y Mauricio Macri. En el peronismo federal ya han definido que un acuerdo con estos dirigentes debería darse en el marco de un frente "en el que el peronismo va a ser la cabeza".

Macri incluso es visto como un posible presidenciable -que debería competir en la interna-, pero creen que "es muy posible que elija reelegir en la Ciudad y apostar a ser accionista de un proyecto nacional, proyectándose para el 2015".

Respecto a las aspiraciones presidenciales de De Narváez, en la mesa del peronismo federal se maneja cierta información sensible. La Corte Suprema le habría enviado un mensaje muy concreto: "la candidatura no pasa y mejor que no insista porque le van a voltear hasta la posibilidad de ser gobernador", sostuvo la fuente. Al parecer el fastidio en el máximo tribunal aumentó al enterarse que cerca del empresario se comentaba que ya "tenía" 3 votos de la Corte. Habrá que ver.

EL EFECTO FAGGIONATO

Pero no sólo De Narváez despertó la suspicacia de los jueces. En el fuero federal cayó muy mal la suspensión de Federico Faggionato Márquez. No es que este magistrado sea particularmente apreciado por sus colegas de Comodoro Py, lo que sucede es otra cosa.

Acaso quien mejor expresó el estado de ánimo en el mundo judicial haya sido Elisa Carrió. Días atrás por televisión y mirando a cámara afirmó: "A los jueces federales les quiero decir una cosa, miren lo que le pasó a Faggionato Márquez, no se confundan, Kirchner no tiene amigos".

Ese es el mensaje que con toda claridad percibieron en los tribunales federales. Si el kirchnerismo no dudó en "entregar" en el Consejo de la Magistratura al juez que en plena campaña electoral se incineró persiguiendo a De Narváez ¿Qué queda para el resto?

Como suele suceder con la Justicia, las decisiones que se toman hoy recién salen a la superficie meses más tarde. Es decir que el 2010 podría deparar para los funcionarios kirchneristas un festival de indagatorias.

Como sea, el caos y la desorientación que se palpa en la oposición frente al avance del kirchnerismo no debería alentar confusiones. El desacople que vive el gobierno con la sociedad indica que algo muy profundo se rompió, y el hecho que aún no haya nada organizado enfrente, no aumenta necesariamente las chances de Kirchner.

Es sabido que la política es reactiva a los espacios vacíos. Dicho de otra manera, que ahora no se vislumbre la alternativa no implica que todo seguirá igual.

Comentá la nota