La estrategia de Mendoza es no perder a Brasil como mercado

Representantes de los sectores frutihortícola y metalmecánico de la provincia se reunieron con Marcos Abihagle, gerente de ProMendoza, y el responsable de institución en Brasil, Pedro Rearte, a fin de delinear estrategias comerciales de exportación para explorar nuevos nichos de mercados en el país carioca.
Pese a la crisis financiera que afecta gran parte de los mercados internacionales, Brasil con sus 190 millones de habitantes, continúa siendo el principal mercado para las exportaciones argentinas, por lo que se busca continuar manteniendo los niveles de comercialización en aquel país.

“Si bien no se sabe los alcances que tendrá esta crisis sobre la región, Brasil continúa siendo muy atractivo para los productos mendocinos como el aceite de oliva, el ajo y el vino”, explicó Rearte en una reunión que mantuvo con periodistas en la sede de ProMendoza.

La idea que tienen los funcionarios para mantener el nivel de las exportaciones de años anteriores es reforzar las misiones comerciales al país vecino y continuar con los procesos de comercialización del eje Río, San Pablo, Paraná y Porto Alegre; hoy las mayores ciudades de consumo de productos argentinos.

Para ello, del 18 al 20 de marzo, se realizará en una misión multisectorial a San Pablo que estará coordinada por Cancillería y que incluye diversas actividades de promoción para productos alimenticios, gastronomía, moda y diseño, turismo y cine argentino.

Para el agregado comercial, el mercado brasileño continúa abierto pero se busca explorar nuevas ciudades de aquel país que aún hoy están sin explotar. “Queremos buscar una política más agresiva en lo comercial con los estados de Minas, Brasilia y Goiás”.

Por último, Rearte indicó que las principales medidas económicas aplicada por el gobierno de Lula a tener en cuenta para el desarrollo del comercio en ese país, prevé un incremento del consumo por el aumento real de un 7% en los salarios de los trabajadores, el control de las tasas de interés cobradas y pagadas por los banco y la fiscalización del Estado a los bancos por el destino de los fondos inyectados. “También se están entregando créditos a bajas tasas a pymes para contrarrestar los efectos de la crisis internacional”.

Comentá la nota