La estrategia gastada de los cuernitos de Merlo

Por Fernando Gonzalez

Las maniobras electorales de Néstor Kirchner se parecen hoy a los cuernitos de "Mostaza" Merlo. Aquel técnico que sacó campeón a Racing después de 35 años de sufrimiento de sus hinchas, entre ellos, el del ex presidente. Cuando los equipos contrarios atacaban a Racing, Merlo hacía los cuernitos para espantar la mala suerte. Y la multitud festejaba porque los resultados acompañaban.

Merlo se fue de Racing; volvió varios años después e intentó con los cuernitos salvadores que ya no salvaban a nadie. Por eso, la multitud enojada terminó pidiendo su renuncia. Algo parecido le pasa a Kirchner, el de las jugadas políticas geniales. El que renunciaba a la reelección cuando advertía el cansancio social y el que inventaba a Scioli candidato a gobernador. Todo le salía bien entonces.

Pero ayer, cuando Kirchner volvió a agitar la figura de Scioli como la de un posible candidato, la confusión se apoderó de sus aliados. Algunos hablaban de encuestas desfavorables. Otros, que buscaba instalar el apellido para hacerse acompañar electoralmente por el hermano, José Scioli. Es evidente que el ex presidente tiene dudas sobre si podrá triunfar el 28 de junio. Y ensaya otra jugada impredecible, que ahora deja ver como nunca la debilidad de su estrategia.

Comentá la nota