Una estrategia distinta de la empleada en Diputados

La oposición continúa pagando los costos por su estrategia fallida en la Cámara baja.
Por caso, le sirvió al senador Guillermo Jenefes para justificar su apoyo -firmó el dictamen de mayoría, a pesar de sus cuestionamientos a la iniciativa oficialista- para que el proyecto se trate el próximo viernes en el recinto. "En lugar de mirarme a mí, debería mirar a los diputados radicales que eludieron la responsabilidad histórica de modificar artículos importantes de la ley", le respondió a Ernesto Sanz, jefe de la bancada de la UCR.

A diferencia de sus pares en Diputados, los senadores opositores adelantaron que estarán presentes en la sesión del viernes con el objetivo de lograr cambios en algunos artículos. El peronismo disidente anunció su rechazo al proyecto con serios cuestionamientos "constitucionales, institucionales y políticos", aunque con la aclaración de que ejercerán "al máximo la responsabilidad en el tratamiento en particular". Y el propio Sanz, cuando anunció que su bloque se retiraba del plenario porque el oficialismo ya tenía las firmas para el dictamen y el debate no tenía sentido si no se permitían modificaciones, aseguró que se prepararían para la sesión. "Nos vemos en el recinto", adelantó.

En la Cámara baja la estrategia fue diferente y se generó una situación no contemplada, que le generó críticas a la oposición. Antes de que comenzara la votación, unos 100 legisladores radicales, peronistas disidentes, del PRO y la Coalición Cívica abandonaron el recinto con la intención de deslegitimar los "vicios de procedimiento y manipulación del reglamento" de parte del bloque oficialista, para acelerar el tratamiento del proyecto. Durante la votación en particular, un grupo de aliados al kirchnerismo se opuso al artículo 161 (sobre el plazo de adecuación para las empresas), que fue aprobado por 107 a favor, 26 en contra y 6 abstenciones. Eduardo Macaluse, del bloque Solidaridad e Igualdad, pidió la palabra para hacer notar que ese punto se hubiera modificado con la presencia de la oposición dura. Los principales referentes se defendieron con el argumento de que, si se quedaban, el oficialismo hubiese conseguido más votos.

Comentá la nota