"Estoy tranquilo, hice mi trabajo".

Guillermo Adárvez: Ayer habló en exclusiva con DIARIO DE CUYO. Además de no sentirse culpable por las demoras, aseguró que hacen falta más de tres años para instruir una causa tan compleja.
El titular del Tercer Juzgado de Instrucción, Guillermo Adárvez, es uno de los que quedó en el ojo de la tormenta por las demoras en el caso Pereyra. Fue el encargado de investigar el atentado contra Hugo Naranjo en la noche del 27 de mayo de 2006. Lo señalan como uno de los responsables de que el proceso se haya dilatado, por no haberse opuesto a las supuestamente innecesarias 90 pruebas que pidió el abogado de la víctima, Javier Cámpora. Ayer habló en exclusiva con DIARIO DE CUYO. Además de no sentirse culpable por las demoras, aseguró que hacen falta más de tres años para instruir una causa tan compleja.

-¿Es razonable que en tres años no se haya podido elevar la causa a juicio?

-Para la complejidad de la causa, es razonable. Por la prueba instada por las partes. Sobre todo la de la querella, que llevó siete meses producir y que dilató el proceso.

-¿Entonces no hay nada para corregir?

-Si yo pudiera corregir algo, corregiría la ley. Creo que es poco tres años para una causa tan compleja, en donde se tuvieron que pedir informes hasta en organismo de fuera de la provincia y en donde hubo un doble proceso recursivo.

-¿Si las pruebas dilataron la causa, por qué no se opuso a la que no aportaban nada? Usted tiene la facultad de hacerlo

-Es difícil negarle la prueba a alguien que viene ha ejercer el derecho. Hay algo que la gente debe saber. En Derecho hay pautas que son dogmas: no se puede dictar un sobreseimiento sin agotar todas las medidas de investigación. En este caso, la querella ofrecía pruebas tendiente a demostrar la conducta que le achacaba a Fornasari. Entonces, no tenía agotada la investigación. Ciertamente insumió tiempo, no lo voy a negar.

-¿Toda la prueba era conducente?

-A medida que empezaron a llegar los resultados me di cuenta que no, no servía para demostrar lo que pretendía la parte querellante.

-¿Por qué no mandó a juicio a Pereyra cuando confirmaron su procesamiento en el 2007?

-No se puede elevar a juicio si aún no se ha resulto la situación procesal de un co-imputado, como era en ese entonces Fornasari. No es atinado, no es conducente teniendo los dos presentes enjuiciar a uno y no al otro. En ese momento había que resolver la situación de Fornasari. Y una vez que se hizo, la querella empezó a de nuevo a pedir prueba.

-¿Se demoraron más de la cuenta en resolver la Sala III y la Corte de Justicia?

-Yo no puedo opinar de otros tribunales, no se cuando es la carga laboral que tienen.

-¿Es fiscal le pidió que se se apurara para que no se vencieran los plazos?

-Si, en sus escritos dice que antes se tenía que producir la prueba pendiente.

-¿Se siente a tiro de un Jury de Enjuiciamiento?

-Yo estoy tranquilo, yo hice mi trabajo. Lo único que hicimos en este juzgado fue trabajar. Inclusive de noche, como cuando hubo que disponer la detención de pereyra la misma noche del atentado contra Naranjo.

-¿Qué opina de las críticas del fiscal General?

-No, del fiscal general no voy a opinar.

Comentá la nota