"No estoy preocupado, no pienso en renunciar", aclaró Berlusconi

"Soy el político más perseguido de toda la historia", aseguró ayer el primer ministro italiano, que ahora deberá enfrentar a la Justicia luego de que la Corte Constitucional declarara el fin de su inmunidad. "Represento una barrera contra la izquierda", agregó. Un diario de la familia Berlusconi denunció que se inició un golpe de Estado.
De la euforia a la paranoia. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, comenzó a sentir en carne propia la soledad que sobreviene a la fuga de poder. Y ahora, en su contraofensiva luego de que la Corte Constitucional anulara su inmunidad, Il Cavaliere escogió el papel de víctima sin resignar por ello su característica vanidad: "Soy el político más perseguido de toda la historia, de todas las épocas del mundo. Pero no estoy preocupado, no pienso en renunciar. Soy el mejor gobernante de Italia", desafió ayer el mandatario italiano.

En una decisión que abre una fisura en el poder de Berlusconi, la Corte Constitucional resolvió en un fallo dividido de 9 a 6 declarar la inconstitucionalidad del "laudo Alfano", una ley impulsada por el propio primer ministro el año pasado que otorgaba inmunidad penal a los cuatro cargos más altos de Roma. Según los magistrados, el fallo violaba dos artículos de la Constitución: el 3, que establece la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, y el 138, que estipula que cualquier tipo de inmunidad debe tener caracter constitucional y no ser sancionada por el Legislativo. Sin embargo, Berlusconi lo leyó como un embate de la izquierda en su contra.

"Enfrento todas estas causas legales porque soy presidente del Consejo y represento una barrera contra la izquierda en Italia. Los procesos de Milán son auténticas farsas. Iré a la televisión y lo explicaré a los italianos. Quieren subvertir el voto de los electores", advirtió ayer el primer ministro.

En los últimos días, el diario Il Giornale, propiedad de la familia Berlusconi, tituló que un golpe de Estado estaba en curso. Y uno de los pocos socios políticos leales al mandatario, Umberto Bossi, jefe de la Liga del Norte, sugirió que la mafia estaba detrás de los ataques porque son ellos quienes controlan la prostitución.

A partir de la decisión del tribunal, Berlusconi volvió a ser penalmente responsable, lo que podría revitalizar cuatro causas en su contra. La más comprometida, en esta instancia, es la denominada "Mills", en referencia al abogado inglés David Mills, condenado a 4 años y seis meses de prisión por encubrir al primer ministro a cambio de 600 mil euros en dos procesos en los que Berlusconi estaba implicado por evasión.

Ahora, el Poder Judicial podría redireccionar sus cañones hacia el instigador y responsable último del delito financiero.

Comentá la nota