"Estoy dispuesto a ser candidato a presidente si el partido me lo pide"

"Estoy dispuesto a ser candidato a presidente si el partido me lo pide"
Dice que no tiene vocación personal, sino partidaria, que en el radicalismo mejora "cada día" la relación con Cobos y que Carrió "todavía" es una aliada, aunque sus dichos "no contribuyen" a consolidar el Acuerdo Cívico y Social
Ricardo Alfonsín jura que no encargó ninguna encuesta para medir su posicionamiento político. Pero reconoce que varios sondeos lo muestran estos días con un alto porcentaje de imagen positiva, incluso, por encima del vicepresidente Julio Cobos. "La gente es tan generosa que traslada en mi persona parte del afecto y el respeto que sentía por Raúl Alfonsín. E influye mi pertenencia a la UCR", dice cuando se le pregunta por qué mide tan bien. Quienes no terminan de deglutir el regreso del mendocino a la fuerza –los radicales de la resistencia que no le perdonan su alianza con el kirchnerismo– alientan por estos días una virtual candidatura presidencial del diputado para el 2011. Y él -que afirma se debe al partido- dijo a El Cronista, que hará lo que le pidan.

–Varios correligionarios ya hablan de usted como el plan B. ¿Pensó en ser candidato a presidente en 2011?

–Yo estoy dispuesto a hacer lo que el partido me pida. Lo que sea necesario. Jamás haré algo que complique las posibilidades de recuperación de la UCR. No tengo proyectos personales sino partidarios. Vocación de poder con la UCR. No me voy a quedar cruzado de brazos. Voy a incidir en los programas, en los equipos de trabajo y en las alianzas electorales.

–¿Si se lo pidieran aceptaría?

–Estoy dispuesto a ser candidato si el partido me lo pide.

–¿Por qué Cobos no termina de convencerlos?

–La relación entre Cobos y la UCR mejora cada día. Es natural que existan algunas heridas. Hay que darle tiempo para que se cierren definitivamente. No va a ocurrir de manera espontánea. Hay que trabajar para eso.

–Cobos mantiene contactos con el PJ opositor. ¿Es posible una alianza electoral con este sector?

–No lo veo posible. Si se planteara en el partido esa discusión, me van a encontrar recorriendo el país para explicar las razones por las que una alianza con Unión-PRO o con sectores del PJ de derecha sería absolutamente contranatura, que perjudicaría la identidad de la UCR como espacio progresista social demócrata y popular.

–Elisa Carrió acusó a la UCR de hacer un pacto con el kircherismo. ¿Sigue siendo una aliada?

–Eso fue un disparate y una injusticia. Hay que tener cuidado con lo que se dice. Todavía sigue siendo una aliada, aunque las respuestas de Lilita no contribuyen demasiado a generar en la sociedad la idea de que se puede consolidar el Acuerdo Cívico y Social.

–¿Qué opina de los dichos de Martín Redrado sobre la lista de los amigos del poder que compraron dólares?

–Espero que amplíe la denuncia. Pero si se tratara de una irregularidad, me gustaría saber por qué no hizo la denuncia antes.

–¿Es legítima la deuda privada? ¿Hay que pagarla?

–Desde el punto de vista ético es defendible el discurso de investigar esta deuda ilegítima. Pero con esto no alcanza para que los acreedores dejen de cobrar. Si hacen juicio seguramente lo van a ganar. Hay que evaluar el costo beneficio. Investigar la deuda sin pagar, como pide la izquierda, podría hacer que entremos en cesación de pagos durante años. Esto tendría un altísimo costo en los sectores más vulnerables.

–¿Cuál es la alternativa?

–Que se endeude el Tesoro Nacional con Lebacs. O recurrir a las utilidades del Banco Central. Hay que dar una discusión de fondo. Lo que hizo mal el Gobierno es pretender imponer de manera ilegal una decisión a través de un DNU, en lugar de enviar un proyecto de ley al Congreso solicitando la autorización para usar reservas.

–¿Por qué cree que no lo hizo?

–Porque no quería debatir el estado de las cuentas públicas, que se abriera una discusión sobre el déficit fiscal y la cantidad de subsidios cruzados destinados a sectores que no lo necesitan. No querían ese debate, que ya se está dando.

Comentá la nota