"Estoy contento por como estoy jugando".

BOCA: Riquelme volvió a reír con ganas. Después de su divorcio con Maradona y la Selección, el 10 de Boca recuperó su gran nivel. Y manda un mensaje...
Algo más querés que haga?"

Se ríe. Román se ríe. ¿Alguien piensa que no lo hace seguido? Está feliz y no es una frase hecha. Ganar lo hace feliz. Jugar bien lo hace feliz. Cerrarle la boca a sus detractores... Lo hace muy feliz. Entonces, sonríe, se muestra dócil, se saca fotos, se lleva dos termos con agua para sus compañeros, como si fuera un "che pibe". Es el Riquelme más auténtico, el que parece haberse sacado una mochila pesada, incómoda. El que ahora sí infla el pecho, porque volvió a ser fundamental para Boca, su equipo. Había remontado ante Argentinos, jugando su mejor partido en el año. Esta vez, en la noche del miércoles en Asunción, su influencia fue mayor, no sólo en lo futbolístico sino en lo anímico: salió en el segundo tiempo a comerse la cancha y cuando él sale así el resto se contagia. Dio una y mil indicaciones y fue el guía que llevó a Boca a buen puerto. Y dice, por si alguien (aunque ese alguien parezca tener nombre y apellido) quiere escuchar: "Yo estoy muy contento por cómo estoy jugando".

-¿Cómo estás, Román?

-Estoy muy feliz porque el equipo ganó. Y también estoy contento por cómo estoy jugando yo... Siempre que se gana de visitante en la Copa es importante. Creo que en general hemos mejorado mucho más, hemos sido mucho más claros, después del empate los hemos superado porque hemos marcado tres goles, hemos errado muchos más, pero es para estar contento...

-¿Ya tienen asegurada la clasificación?

-No lo sé, tampoco conseguimos nada clasificándonos, parece que es un logro muy importante y para nosotros sería un fracaso quedar afuera en la primera rueda. Nosotros tenemos la ilusión de mejorar cada partido, es nuestra obligación clasificarnos y recién luego nos vamos a poner a pensar en qué nos toca.

-Después de este partido con Guaraní en Paraguay, ¿son los grandes candidatos?

-(Interrumpe) No, no. Nosotros tenemos que respetar que la Liga de Quito es el campeón. Seguro que ellos darán el máximo y nosotros somos un equipo más, igual que los demás, con la ilusión de llegar al final. Sabemos que en los últimos años nos ha ido bien pero de recuerdos no se vive. Quedó demostrado en Paraguay que si no damos el máximo nos va a costar mucho.

Román dice que de recuerdos no se vive. Sin embargo, en este tercer partido del equipo en lo que va de la Copa, fueron los históricos los que terminaron remontando el resultado. Primero, con el penal que gestó Ibarra y que Riquelme aseguró para el empate. Y después, el 2-1 de Martín Palermo (pase de Vargas, otro hombre con varios años y títulos en el club) y el último, una definición con clase de Rodrigo Palacio luego de un pase del mismo Riquelme. Si bien los pibes le han dado grandes resultados a Ischia, ante Guaraní los que marcaron la real diferencia fueron los referentes. Sin embargo, como buen guía de grupo, Román no quiere dejar de resaltar lo hecho por el resto.

-¿Se ganó porque en el segundo tiempo tiraron la historia a la cancha?

-No, ojo porque en el primer tiempo estuvieron Mouche y Figueroa, que lo hicieron muy bien. No importa quién marque los goles, nosotros vivimos de ganar los partidos. Sabemos que después del gol del empate hemos superado al rival, es importante que Rodrigo, Lucho, Martín o quien sea, marque los goles. Queremos ganar y seguir adelante.

-Boca sigue demostrando que de visitante es un equipo de temer...

-Tenemos suerte... Tenemos suerte... Tenemos un equipo que se siente muy cómodo jugando la Copa, sea de local como de visitante... Pero ojalá que todos los demás equipos, San Lorenzo, Estudiantes, River, Lanús... Ganen todos los partidos que les restan y que alguno pueda llegar a la final...

-¿Te parece que este equipo tiene suerte nomás?

-Sí, je, a pesar de los dos tiros en los palos...

-Pero hace falta más que suerte para ganar...

-Y, pero el fútbol es muy cambiante... Hace dos meses, River era el peor equipo del mundo, antes de empezar el campeonato, nosotros le ganamos los dos clásicos. Ahora ganó tres partidos y es una maravilla. Boca perdió y es un desastre, pero le va bien en la Copa y ahora es una maravilla y es el gran candidato a ganarla. Esto se vive partido por partido y nosotros somos muy conscientes de que esto es muy duro y dificil. La Copa es muy larga y es muy linda y el fútbol cambia demasiado rápido.

-Decís que el fútbol es cambiante, como el "Riquelme me sirve o no me sirve"...

-Je, estamos hablando de fútbol, no quiero volver a lo mismo muchachos, je.

Comentá la nota