"Estos primeros diez días del inicio de las clases van a ser críticos"

Héctor Ruffinelli realizó un balance de la emergencia sanitaria por la influenza tipo A que fue decretada hace más de un mes en la ciudad de Luján.
El secretario de Salud, Héctor Ruffinelli, dialogó con EL CIVISMO y realizó un balance sobre la emergencia sanitaria debido a la pandemia de Gripe A decretada el pasado 2 de julio y que se extenderá hasta fin de mes. El funcionario destacó que las medidas tomadas por la intendenta Graciela Rosso fueron efectivas y que colaboraron en la disminución de los casos de influenza en el partido de Luján.

Además, Ruffinelli destacó que los casos graves fueron "la minoría" y explicó que la existencia de un posible rebrote de esta enfermedad depende de la circulación que haya tenido el virus H1N1 entre la gente.

- ¿Cuál es el número total de muertos a causa de Gripe A en Luján?

- Llegamos hasta siete fallecidos, de los cuales de uno solo tenemos la confirmación del Malbrán, pero el resto son compatibles con el tipo de neumonías bilaterales graves que provoca el virus H1N1. Los análisis se mandaron y se reclamaron en reiteradas ocasiones. Nos han venido otros, pero del resto de los fallecidos no llegó ninguno más, ni como descartado, ni como afirmativo.

- ¿Cuál fue el número de internados?

- Fueron 81 internados en total, sumando los de la parte pública y los de la parte privada. Actualmente no queda ningún internado en esta etapa de la pandemia. El resto, evolucionaron bien y se fueron de alta. Incluso los últimos dos, que estaban con respirador en la Clínica Güemes, tuvieron buena evolución. Tuvieron una evolución larga y tórpida en el respirador, pero después eventualmente se les sacó el respirador y pudieron ser dados de alta.

- ¿Existe la posibilidad de que haya un rebrote de la enfermedad?

- Lo que se ha visto es que cerrar, tanto las escuelas como los lugares de asistencia masiva con proximidad entre las personas, ha tenido un buen resultado. Entonces ahora, al comenzar nuevamente las clases estamos atentos a que si aparece algún caso de gripe no se difunda. Pero no hemos tenido ningún problema hasta la fecha. Igual, estos primeros diez días del inicio de las clases van a ser críticos y nos van a orientar sobre cómo va a evolucionar esto.

Además, el rebrote depende de la circulación real que haya tenido el virus. Porque los casos graves y los casos que requieren internación o los que tienen un desenlace fatal, son una minoría. Mucha gente se puede haber contagiado y ni siquiera tuvo gripe como cuadro clínico. Entonces, si la enfermedad tuvo una gran circulación, eso dificulta que haya un rebrote, porque cuando una persona entra en contacto con el virus y desarrolla defensas, es como si se hubiera vacunado.

Igualmente, la gente se tiene que seguir cuidando.

- Haciendo un balance de la emergencia sanitaria, ¿Cómo cree que se manejó?

- Nosotros acá en Luján, cuando empezamos a ver que teníamos casos de gravedad y que estábamos empezando a ser afectados por la distribución del virus, las medidas que se tomaron fueron efectivas. Es más, nosotros nos habíamos preparado y se implementó lo que se llamó el ‘Triage’ en el Hospital y se reforzaron las guardias, se adquirieron y se alquilaron respiradores, tanto para la parte de adultos como para pediatría. Además, se coordinó en todo el partido entre los actores públicos y privados de salud, lo cual nos permitió seguir esto día a día. Creo que el manejo que tuvimos acá en Luján dio resultado y disminuyó rápidamente el número de casos.

- ¿A qué responde la postergación de la emergencia durante este tiempo?

- Nosotros teníamos dictado, con la intendenta, el alerta epidemiológico antes de empezar a tener casos en Luján, a fines de abril. Después, ante la circulación del virus se decreta la emergencia sanitaria, que te permite administrativamente tomar otro tipo de medidas, porque todo lo que se hace tiene un costo financiero, aumentar el personal o adquirir el equipamiento. Entonces, la emergencia sanitaria te permite movilizar los fondos que requieras. Es un acto administrativo que se tomó para poder manejar la situación.

La emergencia se mantiene hasta fin de mes, como para estar a la expectativa de lo que suceda. Lo que cambió, fue que el lunes pasado terminaron las licencias. Igual, hasta que veamos en la presente semana qué sucede, las vigencias del personal que más riesgo tiene, las embarazadas y los inmunodeprimidos graves, todavía los mantenemos en reserva. Si la semana que viene no tenemos rebrotes, se reintegrarán de a poco a trabajar.

- Pensando en el futuro, ¿Cómo están parados frente la posible aparición de nuevos casos?

- Con el Comité de Crisis nos reunimos el miércoles pasado (por el 29 de julio) por última vez y no lo hemos disuelto sino que lo tenemos en ‘stand by’. Nos comunicamos entre nosotros ante cualquier eventualidad, por si tenemos un rebrote. No lo hemos clausurado, lo hemos desactivado. Además, seguimos manteniendo lo que se llamaría una ‘guardia armada’ frente a esto, seguimos en el mismo estado: alertas a cualquier indicio que tengamos de algún caso, para comenzar a tomar medidas nuevamente, más agresivas.

Comentá la nota