"Esto fue increíble".

KARTING / FACUNDO CHAPUR, CAMPEON MUNDIAL JUNIOR EN ITALIA CON TAN SOLO 14 AÑOS: El chico es más que una promesa para el automovilismo nacional. Lo buscan de Europa y EE.UU.
Dice que su ídolo es el piloto de Fórmula 1 Sebastien Vettel porque "no tiene el mejor auto, hace muchos esfuerzos y a veces está bien arriba". En términos psicológicos es una cuestión de identificación. Facundo Chapur es el campeón mundial Rotax Junior 2008 con el equipo Intrepid. La consagración fue en Muro Leccese, Italia, el 30 de noviembre, en una carrera que le exigió no sólo esfuerzo sino también mucho talento.

Fue como invitado por obtener el Apertura Bonaerense de Juniors y sin conocer el kartódromo internacional de La Conca. Y tuvo en su contra algo más: corrió en la 1ª serie y quedó relegado en la tercera por un toque. Pero en la final se impuso al defensor del título, el estonio Kevin Korjus, cuando sólo restaba un giro.

-¿Qué fue lo más difícil de superar en carrera?

-No conocer el circuito, los chasis, las gomas ni qué maniobras hacer. Me tocó largar en la primera serie que era, además, la primera carrera de toda la jornada. No sabía ni cómo hacer una buena largada.

-El toque te obligó a pensar mejor cómo salir en la Pre final...

-Me complicó porque estuve mal y me tiraron afuera. Eran tres series. Largué 4° en la inicial y 3° en las restantes. Gané las dos primeras pero, al no saber como era todo, llegando a la primera curva frené antes y no había que hacerlo porque te chocaban.

Largó 12º en la Pre Final y avanzó hasta ubicarse 10º para la carrera decisiva en la que sacó ventajas desde el inicio y mantuvo a raya al puntero hasta pasarlo sobre el final.

"Fue, esencialmente, una cuestión de manejo", dice orgulloso papá Jorge. Y agrega: "El no conocía la pista, ni el mecánico el motor para poder ponerlo a punto. Mucho no se podía trabajar en el auto más que tocar el carburador o correr la butaca. Allí corren los campeonatos europeos y los demás rivales están acostumbrados al lugar".

El cordobés ni imaginaba semejante actuación cuando a los cuatro años subió por 1ª vez a un karting.

-Esto ya es un sueño. ¿Cómo empezó?

-Con un karting a pedales en el patio de mi casa. Mi tío Carlos le puso un motor. Un año después iba los fines de semana a un circuito en Jesús María y, con chicos que también arrancaban, me largué. Allí surgieron los contactos para participar en campeonatos argentinos y provinciales.Lo que logré es increíble y además pude viajar a Europa. Estoy muy satisfecho con el karting.

El futuro está lleno de propuestas. En Europa quieren que corra en el campeonato 2009 pero, económicamente, es una apuesta difícil. A pulmón, su familia pagó los gastos que implicó ir al Mundial pero competir allí durante un año está fuera del presupuesto de los Chapur. "Estamos viendo si la gobernación de Córdoba nos puede ayudar", cuenta el padre y explica que "la posibilidad real está en EE.UU. Hay un mecánico argentino, Ariel Castro, que hace un trabajo artesanal de armado de autos y no tiene un buen piloto para mostrarlo. El vio a Facu en Italia y lo quiere llevar". ¿Cómo lo vive el chico? Con un tremendo entusiasmo.

-¿El 2009 empieza en Estados Unidos?

-Ojalá, lo estamos viendo. Sería para correr el campeonato Florida Winter Tour que tiene dos fechas. La 1ª fue el 17 de febrero, pero no estuve porque era muy cercana. Sería para la próxima, en marzo, aunque sea sólo para mostrarme.

-¿Sabés inglés o será todo con señas?

-(risas) No. Me tendría que poner a estudiar.

-¿Y con el colegio cómo vas a hacer?

-Estoy federado, no me pasan las faltas. En marzo tengo que ir diez días antes de la competencia para conocer y ahí sí, por suerte, en la escuela hacen un esfuerzo para que no tenga inconvenientes. Después pido las cosas y estudio.

-¿Tus compañeros te hacen el aguante?

-¡Sí! Me llevo muy bien con la mayoría. Les gusta el karting y me siguen.

-¿Hasta dónde querés llegar?

-Como se dice siempre, a la Fórmula 1.

Más allá del sueño, el chico demostró que su techo está muy lejos.

Comentá la nota