"Esto genera una provincia Estado-dependiente"

No es la primera vez que lo apunta. Pero ayer, la titular provincial del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Estibadores (RENATRE), Myriam Juárez, reeditó sus críticas al crecimiento de la planta de empleados públicos que, señaló, conspira contra el desarrollo genuino de la Provincia.
"¿Si seguimos engrosando al sector público sin generar políticas para el sector privado, de dónde vamos a sacar plata para sostenerlo? Acá el problema es no seguir generando un gasto público sin acompañar el desarrollo del sector privado", manifestó Juárez en declaraciones a Radio Ancasti.

La representante del sector rural aseguró que vive "con mucha preocupación" el incremento de la planta de empleados públicos que, en solo cinco años, sumó 6.500 nuevos puestos, según se desprende de los sucesivos presupuestos aprobados durante la gestión del gobernador Eduardo Brizuela del Moral.

Juárez advirtió que el número, en realidad, se queda corto porque no cuenta los empleados contratados bajo locación de servicios ni mucho menos los que cumplen funciones en el Estado a cambio de una beca o un plan de empleo. "No son 6.500, son muchos más. Cuántos empleados municipales, provinciales y nacionales están contratados en forma irregular. La precarización laboral que genera el Estado a través de contrataciones que son irregulares es preocupante; terminan contratando gente bajo locaciones de servicio y figurando como prestadores de servicios al Estado cuando en realidad son auténticos empleados del Estado", denunció Juárez.

Más precaria aún es la situación de los `beneficiarios´ de becas y planes de empleo público que trabajan en la órbita oficial y a los que también se les piden horarios y tareas de cualquier empleado público. "Todo eso genera un provincia Estado-dependiente y profundiza la precarización laboral", remarcó.

Sinceramiento

Para la titular del RENATRE, "si se encolumnaran detrás de los 6.500 nuevos empleados los beneficiarios de planes, becarios y contratados, ese número se multiplicaría por dos o tres". Advirtió que el Estado perpetuó "una política de Emergencia" como "política de Estado" y recordó que, "sin producción y trabajo genuino, no hay salida posible".

Comentá la nota