"Esto es un escalón para 2011".

En el Frepam celebraron los resultados de la elección de ayer como "un triunfo histórico". A pesar de quedar algunos puntos abajo a nivel provincial, las caras en el Comité de la UCR mostraban dirigentes eufóricos. "No alcanzó. Faltó muy poco. Me responsabilizo totalmente de la derrota", dijo, con ironía, el senador Juan Carlos Marino.
Marino y Torroba acapararon las miradas de los militantes y dirigentes que se juntaron en el edificio de la calle Pellegrini. Es la tercera elección que gana el Frepam en la capital pampeana en los últimos cuatro años. Y el actual intendente lo hizo notar (Ver aparte).

El senador reelecto agradeció "a la militancia que se enfrentó a la plata y al apriete". Lo aplaudieron dirigentes y militantes santarroseños de la UCR, el socialismo y algunos desarrollistas.

"No alcanzó. Faltó muy poco", lamentó Marino al arribar desde Riglos, al filo de las 22 horas, cuando la tendencia de la derrota ajustada era irreversible. "Estábamos convencidos de que podíamos ganar. No alcanzó. Hicimos una elección brillante en los pueblos", señaló.

Los cánticos de los militantes radicales reivindicando la elección lo interrumpieron y tuvo que corregirlos, ante la mirada incómoda de los dirigentes y militantes socialistas que también gritaban. "Esto es del Frepam. Muchos nos criticaban y teníamos que explicarles que esto no era la vieja alianza, que teníamos vocación de poder. Y vamos a terminar siendo gobierno en el 2011 si ampliamos este frente", dijo.

Marino también pidió disculpas. "Se me hizo tarde. Pero Riglos era una cuestión especial. Los aprietes, una locura, no les dieron resultados", explicó, orgulloso porque volvió a ganar en su localidad natal, después de haber perdido en el comicio anterior.

Luego pidió pensar "en lo que viene". Y dijo que si bien "esto es un triunfo para nosotros, la construcción sigue. Es el escalón que sigue al otro: gobernar La Pampa. Hay que seguir trabajando dejando de lado las mezquindades, como hizo Daniel (Kroneberger)",

"Esta construcción tiene que avanzar rápidamente. Hoy descansamos y mañana empezamos a construir el cimiento del triunfo del 2011. Tenemos que estar más juntos que nunca. Esta es una elección casi histórica", subrayó.

Finalmente, hizo lugar a los reproches para "los que no trabajaron" para la campaña y aunque aclaró "no los culpo", afirmó que "si lo hubieran hecho, les aseguro que hoy ganábamos".

"A toda la familia que es el Frepam, les digo que nadie va a perder su pertenencia, radical, socialista o desarrollista. Yo me voy a morir siendo radical. Pero estamos preparados para gobernar para el 2011", concluyó.

Comentá la nota