Estiman que primará la Cordura entre las partes

El ministro de Producción y Medio Ambiente, contador Hugo Tobchi, confió en que “primará la cordura” para encontrar “el punto de equilibrio que haga sustentable la producción y razonable la petición del sector productivo”, frente a las posiciones antagónicas adoptadas en la negociación de sectores privados sobre el precio del tabaco.
Las declaraciones del funcionario provincial se realizaron en el marco de la reunión efectuada el pasado martes en la provincia de Salta, donde tampoco hubo acuerdo entre los productores jujeños y salteños con la industria y los dealers para aumentar el precio del acopio tabacalero.

En principio, Tobchi coincidió con el gobernador Walter Barrionuevo en sostener que se trata de una cuestión entre vendedores y compradores, y no se relaciona directamente con el Gobierno de la Provincia. A continuación, señaló que “la discusión hoy es bastante fuerte la sensación es que hay un incremento de la demanda porque la metodología de compra -quizás con mayor incidencia en Salta- ha sido pronunciada, e hizo también que en este tema intervengan además de las Cámaras muchas instituciones creadas en el ámbito tabacalero: eso está generando ciertas rispideces entre los propios acopiadores”.

“Pero dado que desde el Estado de Jujuy contribuimos a generar un marco legal para la recomposición del Fondo Especial del Tabaco, en el cual estaban contenidas las soluciones al problema de todos los sectores, estimo que primará la cordura entre los acopiadores y productores para consensuar un precio que sea válido y permita la sustentabilidad de este proceso a futuro”, acotó.

Con vistas a la nueva reunión entre las partes, previstas para el 18 de febrero próximo y al rol de colaboración que asumió el Ejecutivo Provincial, el ministro afirmó “los gobiernos siempre tratan de hacer razonar a las partes, hace muchos años venimos trabajando en esto: hoy lo hace el propio secretario de Desarrollo Productivo (Ingeniero Héctor Pérez) y seguramente participaré en forma personal cuando estén más avanzadas las negociaciones, para poder aportar también desde la experiencia adquirida lo necesario para que prime la cordura, y se siga pensando que esta actividad es parte de nuestro futuro”.

Al ser consultado sobre si se aguarda un cambio de postura por parte de la industria (que hasta la fecha no acepta un reajuste mayor en el valor del tabaco) el titular de la cartera ministerial respondió “los empresarios siempre tienen resistencia al discutir el precio del acopio, esto ya lo conocemos. El tema es buscar cuál es el punto de equilibrio que haga sustentable la producción y razonable la petición del sector productivo”.

Dijo no haber escuchado el desacuerdo del sector industrial al momento de analizar el incremento del Fondo Especial del Tabaco, tal como apreciaron algunas fuentes, y aclaró que “en la ley sancionada está contemplada la mayoría de los intereses de los sectores involucrados: el Estado Nacional, productores y la industria”.

“Si bien hay una recomposición importante para los productores tabacaleros, también la hay para la industria y la Nación. Hoy tampoco podemos entender si es que hay algún argumento sobre el incremento del Fondo Especial del Tabaco para la discusión del precio, porque este fondo no forma parte del precio del acopio: es un suplemento de un mercado de compra. Sino también deberíamos entender la recomposición que ha tenido el sector industrial en el precio del tabaco”, comentó al respecto.

Finalmente, y al responder sobre si la suba de dicho Fondo se transferirá de la misma manera que se viene haciendo hasta ahora o se buscarán otros carriles, el ministro aseveró: “la disposición nacional dice que el 80 por ciento se transfiere al productor vía valor de la producción, y el 20 por ciento en función de los planes de cada provincia”.

Pero también, “existe un límite impuesto por la Organización Mundial de Comercio, a la cual adhiere Argentina, que dice que no se puede transferir más allá de 75 millones de dólares;por lo cual, hay que estructurar mecanismos que signifiquen compensaciones entre pequeños y grandes productores, o posibilidades de financiamiento de algunas actividades propias del sector que puedan cubrirse hasta llegar a ese valor del 80 por ciento”.

Comentá la nota