Estiman que hay un 35% menos de santiagueños que van de vacaciones

Impacto. Distintas agencias de turismo locales sondeadas por EL LIBERAL coincidieron en que hubo un descenso en la demanda, que en algunos casos llegó al 35%.
Los pronósticos que se hacían en octubre eran bastante pesimistas. Se decía que para diciembre los precios en el sector del turismo aumentarían un 25% y que se iba a producir una importante baja en la demanda. Hoy, a finales de diciembre, curiosamente se cumplió lo segundo, pero no lo primero. Tras un sondeo realizado por EL LIBERAL en distintas agencias de la ciudad capital se pudo comprobar que si bien hubo una merma sensible en la demanda en relación al año anterior, en muchos casos los precios de los paquetes no sólo no aumentaron como se esperaba, sino que algunos incluso registraron bajas.

Mario, dueño de una agencia turística de pleno centro de la capital, señaló que “ha bajado la gente que viaja dentro del país y ha aumentado la que va afuera”. En cuanto al primer caso, señaló que “aproximadamente de un 35%”.

Coincidió en la estimación Elvira, encargada de una agencia de calle 24 de Septiembre. “Este año se ha notado mucho la baja – indicó – ha habido pocas consultas y menos concreciones”. Sin embargo, señaló que las consultas se aumentaron después de la Nochebuena, “porque hay una cuestión sicológica, hay mucha gente que puede viajar pero no se anima a gastar, y cuando se reúne con parientes y amigos que se cuentan lo que van a hacer, se animan a hacer la inversión”.

Precios

En cuanto a los precios, Elvira sostuvo que “están bastante parecidos a los del año pasado, a pesar de que se decía que el aumento iba a ser fuerte”. Luís Ignacio Araujo, dueño de una agencia de calle Libertad, se animó a señalar que “algunos precios incluso están más accesibles”.

“Ha habido una variación en el precio en los destinos nacionales en los últimos meses – comentó Araujo – en octubre, por ejemplo, un viaje a Mar del Plata estaba en 1.650, y ahora lo tenemos en 1.530, es decir que hubo un descenso de casi un diez por ciento”.

Este descenso fue atribuido por Araujo a “todas las predicciones que se hacían por el tema de Estados Unidos y algunos hoteleros decidieron bajar un poco los precios para no desalentar el movimiento”.

Comentá la nota