Estiman en al menos $ 30 millones las pérdidas por la piedra en Alvear

Los daños fueron de entre el 60 y 100% en frutas, hortalizas y viñedos y abarcaron un área de 4 km por 30 km. Afirman que la lucha antigranizo funcionó normalmente, pero no dio abasto por la fuerza de la tormenta.
En General Alvear la tormenta granicera del miércoles 24 dejó a su paso desolación y cuantiosas pérdidas en el sector agrícola.

"Al menos tenemos que hablar de 30 millones de pesos de pérdida como mínimo", indicó Alejandro Gutiérrez, secretario de Promoción y Desarrollo del municipio. Los daños rondan entre el 60 y 100 por ciento de la producción en frutas, hortalizas y viñedos.

"A mí me quedó fruta en la planta y de eso servirá un 20 por ciento, pero hay productores que perdieron todo y tenés que sumarle el doble con el daño que le hizo a la planta. Hay para un año más de recuperación con suerte", sostuvo Carlos Achetoni productor de Bowen.

El sur de San Rafael y un vasto sector productivo de General Alvear fueron las áreas afectadas por la piedra que cayó el miércoles y que en algunos casos llegó a tener 8 centímetros de diámetro. "Era más o menos como una pelota de tenis", graficó el funcionario municipal.

La intensa y dañina tormenta que abarcó una franja de 4 kilómetros de ancho con una longitud de 30 kilómetros, se desató después de las seis de la tarde. Las células se generaron al sur del distrito Las Malvinas, en San Rafael, y se desplazaron en dirección este-noreste a unos 30 kilómetros por hora. Las células, a una altura de 15.000 metros, se potenciaron rápidamente y comenzaron a precipitar granizo chico al sur de Malvinas y en escasos minutos duplicó su tamaño.

El sistema no alcanzó

Desde la Dirección de Contingencias Climáticas, solamente se limitaron a informar que los aviones de la lucha antigranizo efectuaron en la zona cinco vuelos: cuatro de siembra y uno de patrulla. Y no emitieron comentario cuando se consultó si habían influido en la ferocidad con que cayó la tormenta las fallas detectadas en los cartuchos que emplean para sembrar las celulas.

Cabe recordar que, el martes, el mismo Gobierno informó que no pagaría una partida de cartuchos comprados a una empresa búlgara porque había detectado desperfectos.

En este sentido, quien emitió opinión fue el secretario de Desarrollo alvearense. Gutiérrez descartó cualquier problema en cuanto al accionar de los aviones de la lucha antigranizo y consideró que "estuvo bien, pero a este tipo de tormentas no hay con qué darles. Al tomar tanta altura es imposible llegar".

La piedra acompañada con abundante lluvia y fuertes ráfagas de viento precipitó por espacio de 15 minutos a media hora según las zonas y dejó pérdidas sustanciales no sólo por la fruta que no se podrá cosechar en esta temporada sino además por "la depreciación económica que sufrirá aquella fruta que quedó en la planta pero fue marcada, en el caso de la pera para exportación. Y esto se magnifica cuando vemos los daños importantes en los cultivos. Hay para un año más de espera para la recuperación de la planta", detalló el funcionario.

Y aunque consideró que "aún no es posible realizar un cálculo exacto y más con los precios que hoy tiene la fruta", en un rápido análisis el funcionario detalló: "La tormenta abarcó unas 10.000 hectáreas, de las cuales alrededor de 7.000 son las cultivadas. Si calculamos solamente unas 2.000 con pérdidas del 100% ahí, tenemos que hablar de 30 millones de pesos de pérdida como mínimo", dijo.

"Fue un desastre. Ciruela, durazno, tomate y hasta maíz, todo quedó molido. Ver eso es una amargura. Y encima las plantas están bastante mal. Ahí esta el problema. Ahora hay que tratar de curarlas para que no se enfermen", comentó Alberto Sánchez que tiene finca a pocos metros del puente de la ruta provincial 202 sobre el río Atuel.

"No me agarró el grueso de la tormenta, pero tiró el 60% de la ciruela y el 70% del durazno fue a parar al piso. Ahora la fruta que estaba madura y que no está muy picada sólo sirve para pulpa, con suerte, pero lo que golpeó que estaba fuera de tiempo de cosecha directamente no sirve para nada" añadió Carlos, productor de calle E.

"Fue piedra y en seco mucho tiempo. El damasco está en el piso", comentó Dora Bravo, de El Juncalito.

Comentá la nota