Estiman que disminuyó entre 30 y un 40% la superficie cultivada de ajo

Estiman que disminuyó entre 30 y un 40% la superficie cultivada de ajo
La crisis financiera provocó la postergación de las compras de los principales mercados importadores. De 12 mil hectáreas cayó a unas 9.000.
Como consecuencia de la alicaída campaña pasada, la superficie cultivada de ajo en Mendoza (para la temporada que comienza en noviembre próximo) se estima que será entre 30% y 40% menor, al menos así lo estiman altas fuentes del sector. Todo esto como consecuencia de la escasa o inclusive nula rentabilidad que alcanzó el productor primario local, sobre todo en los casos de los más pequeños, que ha provocado que muchos decidan abandonar la actividad.

Así, se podría esperar que para la próxima campaña de 2009-2010, en vez de contar la provincia con 12 mil hectáreas con cultivos de ajo éstas alcanzarían a ser de 9 mil ha aproximadamente. Las hectáreas de cultivo de ajo morado y colorado sufrirían un corte mayor, alcanzando aproximadamente el 90% de la superficie cultivada.

Lo cierto es todo esto surge como consecuencia de la crisis financiera internacional de mediados de 2008 que provocó que los mercados importadores de este producto hortícola, como Brasil, postergaran sus compras por un lapso de alrededor dos meses.

Es por este motivo que para la campaña 2008/2009 los envíos de ajo desde Mendoza a Brasil prácticamente no cayeron y cerraron con un nivel de exportaciones similar a la temporada anterior.

Puntualmente, sumaron 49.852 toneladas cuando en el período anterior habían totalizado 50.791 toneladas, según los datos de un informe del sector que elabora el Instituto de Desarrollo Rural (IDR). Recién en marzo fue cuando se comenzó a presentar una panorama más alentador, dado por una reactivación en los envíos a Brasil a los que se le sumó un precio internacional en leve aumento.

Vale recordar que Mendoza es la segunda exportadora mundial de ajo y que en promedio le vende a este país unas 50 mil toneladas por temporada mientras que a Europa le envía alrededor de 19 mil toneladas, aunque a veces menos porque es un mercado que exige mayor calidad.

Las importaciones de ajo de Brasil registraron precios FOB menores pero como el peso argentino en términos de dólares se devaluó, sólo el ingreso a la provincia por exportaciones a Brasil terminaron con una reducción de un 6,5%, si se lo calcula en moneda local. Aunque hay que destacar que el impacto fue mucho mayor para el primer eslabón de la cadena productiva.

A propósito, según el IDR, los precios pagados al productor durante la campaña 2008/2009 demostraron una significativa caída, de alrededor de 58% y 16,6% en promedio, respecto a los valores de la temporada pasada. Aparte de esto, el productor mendocino tuvo que enfrentar incrementos importantes en agroquímicos y en el costo laboral para la siembra y cosecha.

Incluso a partir de marzo cuando mejoraron los precios internacionales, prácticamente este eslabón de la cadena productiva no percibió el impacto, ya que la mayoría de las operaciones comerciales se habían realizado al principio de la temporada. Según la fuente oficial, los márgenes de ganancia del sector primario se redujeron abruptamente y se estima que sólo cubrirían el 80% del costo operativo.

En cuanto a cómo le irá al sector del ajo local en esta próxima campaña, aún hay dudas, ya que todo dependerá de cómo evolucione la demanda de Brasil y Europa. En general, el precio que percibirán los productores dependerá también fuertemente de la cantidad y calidad producida localmente en las hectáreas cultivadas.

En campañas de mayores superficies y rendimientos altos, el precio del ajo disminuye y las cantidades que se comercializan aumentan, pero cuando se verifica la situación inversa, el precio se eleva.

La estimación de la producción de ajo para la última campaña ascendió hasta las 161.345 toneladas, mostrando un aumento del 16,78 % respecto de 2007-2008.

Comentá la nota