Estiman una disminución en los rindes del orden del 50% en Saladillo

"Si lloviera en estos días, estimo que tendremos una disminución de rindes en la cosecha gruesa de un 40%. Para el ingreso bruto del productor, entre la combinación de precios y la disminución de rindes, eso es muy importante", expresó el ingeniero Mazza.

El ingeniero agrónomo Carlos Mazza, del INTA Saladillo, hizo una recorrida por campos de la zona y comprobó que el estado de los cultivos, a raíz de la sequía, es preocupante.

"Antes salíamos a recorrer la inundación y ahora la seca. Estas sequías de fin de año son un poco dispares. Algunos sectores recibieron 20 milímetros de lluvias y otros más grandes erraron todas las aguas. Por ejemplo, la zona de Blaquier. Cerca de Saladillo, los cultivos se están defendiendo", explicó el profesional.

El ingeniero señaló que la fertilidad de un suelo se puede medir más fehacientemente sabiendo qué capacidad de retención de aguas tiene. El principal nutriente es el agua. "Como es un producto que no se vende, nadie se preocupa del tema. El agua es la esencia", dijo.

Si uno busca información del glifosato, conseguirá a montones. Pero de agua no. "Qué capacidad de agua retiene el suelo, qué diferencia existe entre este suelo y el de más allá, en qué momento la planta deja de tomar agua, qué cantidad de milímetros acumulados tiene. Nadie sabe nada", manifestó.

Disminución en los rindes

La problemática del productor de Saladillo pasa hoy por dos cuestiones: Disminución de precios en los productos agropecuarios, situado en el 40%, y una merma en los rindes que oscila el 50%. En la cosecha de trigo, es del orden del 30%. No así en la de cebada.

Hay bastante experiencia de saber qué pasa con la seca en el maíz y poca en la soja. "Que un cultivo se mantenga verde no significa nada."

El momento crítico del maíz es el de la espigazón. "La planta, con tal de no afectar la producción de granos, empieza a secarse desde abajo. Se secan las hojas inferiores, adelgaza la planta y la espiga es mínima", explicó.

Con relación a la soja, se desacelera la producción de flores, que son las que dan origen a las chauchas y éstas a las semillas. De llover, habría alguna mejoría.

"Si lloviera en estos días, estimo que tendremos una disminución de rindes en la cosecha gruesa de un 40%. Para el ingreso bruto del productor, entre la combinación de precios y la disminución de rindes, eso es muy importante", expresó.

Pronósticos que no aciertan

El ingeniero Mazza se mostró reacio a los pronósticos climáticos: "Los pongo en la misma categoría que los pronósticos políticos. No aciertan, sobre todo en verano. Dicen que los norteamericanos son mejores meteorólogos. En realidad, Estados Unidos tiene una masa continental mayor, al igual que Europa, y allí es más fácil pronosticar. Nosotros tenemos una influencia de mar y dentro del mar hay muy pocos datos de observación, según dicen los meteorólogos".

En cuanto a enfermedades, no hay mayores complicaciones. Casi todas están relacionadas a hongos y los hongos están asociados a la humedad. A más humedad, más enfermedad. Cuanto más seca hay, más insectos.

115.000 has dedicadas a la agricultura

En Saladillo hay actualmente 115.000 hectáreas de agricultura –más que otros años– y la mayoría de la superficie sembrada corresponde a soja.

En el caso de la ganadería, los números tampoco son alentadores. Si bien se conocerán con exactitud una vez que finalice la campaña de vacunación contra fiebre aftosa, se presume que los resultados serán más que preocupantes. Se estima un 15% menos de vacas.

Un tema que preocupa es la concentración económica que estamos teniendo en el sector agropecuario. "No me explico cómo eso no se ve. Es un tema dramático. Entre 15 o 20 productores, hacen el 60% de la agricultura en el partido de Saladillo", dijo el ingeniero Carlos Mazza.

"Entre cuatro feed lot, está el 80% de la invernada del distrito. Y además, subsidiado. El Gobierno nacional ayuda a que haya mayor concentración. Es una cosa enojosa."

"Cómo puede ser que mil productores, sin ningún tipo de subsidios ni ayudas, tengan que aguantar el mismo discurso de siempre, acerca de que hay que ayudar a la pequeña y mediana empresa."

Comentá la nota