Estiman que cayó un 30% la venta de juguetes en Santiago

Las jugueterías continuaron abiertas ayer, para aprovechar el Día del Niño. Se gastó un promedio de 50 pesos por regalo.
Las jugueterías santiagueñas continuaron con sus puertas abiertas durante la jornada del domingo, para aprovechar el envión de las ventas por el Día del Niño. Aunque el consumo en los comercios locales bajó un 30% en relación al año pasado, según estimaciones de los propios empresarios, aseguraron que el movimiento "fue bueno" y que era necesario un empujón de esta naturaleza para que se reavive, al menos momentáneamente la demanda en el sector.

Juan Zemán, propietario de una importante juguetería del centro santiagueño, sostuvo que "aunque ha caído bastante la venta en relación al año anterior, gracias a Dios ha habido un buen movimiento, y dentro de todo estamos conformes".

La mercadería vendida en las jugueterías santiagueñas es de artículos de un costo promedio de entre 50 y 60 pesos, y la mayoría de los compradores ha sacado los productos a crédito.

Zemán indicó que "la gente ha tratado de comprar y pagar sus cosas en cuotas: un 65% lo hizo con tarjeta y un 35% en efectivo", y agregó además que "ha habido mucha búsqueda de precio, la gente preguntaba, se iba, comparaba en otros locales y después volvía".

Positivo

Mientras tanto, a nivel nacional, las ventas del Día del Niño tuvieron un movimiento mayor al esperado, con un repunte de 5,5% en cantidades vendidas respecto del año pasado, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came).

En el movimiento comercial prevaleció la demanda de juguetes, pequeños artículos electrónicos y rodados, de acuerdo con el relevamiento realizado por el organismo en 288 comercios de todo el país.

En jugueterías, las ventas tuvieron un aumento de 12,5%, orientadas especialmente a productos de entre 40 y 60 pesos; y en consolas y videojuegos las ventas crecieron 8,8%, con mayor demanda de accesorios.

En artículos de computación (+8,9%), lo que más se vendió fueron accesorios, cámaras, juegos, parlantes, teclados, joysticks, todos productos periféricos.

También, en las ventas de rodados las cantidades sorprendieron con una suba de 10,7% frente al año pasado; en indumentaria la suba fue de 3,5%; y en cines y teatros, los niveles de asistencia permanecieron como el año pasado.

En general, las compras se orientaron hacia productos de bajo valor, con escasa venta de artículos como consolas de juegos, computadoras o productos con valores superiores a los cien pesos.

En este contexto, Came consideró que "la menor incertidumbre sobre el dólar, las mejores noticias que llegan del mundo, el fin de las elecciones y un clima levemente más propenso al consumo, incidieron en las ventas y le dieron algo de oxígeno a los comercios luego de meses con muy poca actividad".

Comentá la nota