La estela de la corrupción

Por: Ricardo Kirschbaum

La saga del escándalo por las presuntas coimas de Siemens a ex funcionarios por el contrato de los DNI promete nuevos y apasionantes capítulos. En síntesis, la empresa admitió ante la justicia de EE.UU. que entre 1998 y 2004 pagó más de 40 millones de dólares de coimas por un contrato de 1000 millones de esa moneda para la confección de los DNI.

Dice Siemens que, luego de la salida de Menem del gobierno, pagó otros 6 millones de dólares más a funcionarios de la Alianza para evitar que el contrato cayera. Sin embargo, De la Rúa lo rescindió por razones de costo económico. Esto ocurrió en mayo de 2001.

Ahora bien, la empresa aduce que por presiones y amenazas, siguió pagando las coimas hasta 2004. Al mismo tiempo, dijo en una carta implícitamente que los contratos vigentes con los gobiernos de los Kirchner están exentos de sorpresas.

Una pregunta es ¿por qué Siemens siguió pagando coimas luego de que cayera el contrato? Otra pregunta: ¿a quién le siguieron pagando?

Una de las especulaciones es que forma parte de una maniobra interna de empleados para quedarse con ese dinero, simulando que era para pagar coimas a ex funcionarios. Se sugiere así que presuntos lobistas, que habrían participado en la negociación del contrato, podrían estar involucrados en esa maniobra.

Otra conjetura es que luego de la crisis del 2001 y de la renuncia de De la Rúa, hubo una ofensiva de la empresa para reactivar el proyecto de los DNI y que se habrían aplicado fondos negros para lograr ese objetivo.

Ese período poscontrato abarca las gestiones de Eduardo Duhalde y de Néstor Kirchner, los que han sido exculpados por los propios corruptores.

Comentá la nota