"Este proyecto debe ser apoyado plenamente".

El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, salió a defender la decisión de Daniel Scioli de deshacerse del jefe de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA), Santiago Montoya, a quien cuestionó por opinar sobre temas "ajenos a su gestión y (hacerlo) sin un fundamento real" al descalificar las candidaturas testimoniales que impulsa Néstor Kirchner. Desde esa perspectiva, avaló la salida de su equivalente bonaerense por haber criticado al kirchnerismo. "Cuando uno integra un proyecto, lo hace plenamente", sostuvo Echegaray para fundamentar su opinión.
A Montoya le pidieron la renuncia luego de que el jueves se negara a ser candidato a concejal por San Isidro, a sabiendas de que jamás asumiría en ese cargo aunque resultara victorioso en las elecciones. Para Echegaray –como para Scioli y Kirchner– la postura del por entonces titular del ARBA resultó motivo suficiente para marcarse su propio camino de salida del kirchnerismo. "Uno tiene que abocarse a la tarea que está realizando y, si forma parte de un proyecto político, ir en el camino que se le pide que se encolumne", manifestó el titular de AFIP en declaraciones a radio América.

Por otro lado, Echegaray cuestionó la forma de Montoya de salir a oponerse públicamente al sistema de "candidaturas testimoniales" que diagramó el kirchnerismo para gobernadores, intendentes y funcionarios. En ese sentido, dejó entrever que el ex recaudador, un funcionario bonaerense acostumbrado a los megaoperativos de recaudación mediáticos, pudo haber optado por una salida más diplomática. "Yo no creo que le haya llegado una carta documento, ni nada por el estilo, diciéndole ‘usted tiene que ser candidato a concejal por San Isidro’", se quejó.

Además, el titular de la AFIP le disparó a su ex homólogo bonaerense por un flanco por el que nadie en el kirchnerismo se había animado a disparar: por la gestión. "La recaudación de la provincia de Buenos Aires está en gran parte atada a la AFIP", concluyó.

Comentá la nota