"En este plantel hay que crear líderes".

Oscar habla de todo: dice que tiene que sentirse un referente, que la gente lo banca en la calle y que va a revertir todo: "No hay que olvidar el último puesto. Te tiene que doler y molestar".
Seguramente no será el jugador con mayor índice de popularidad entre los hinchas de River. Y lo sabe. Quizá le llevará un tiempo largo fortalecer con la gente un vínculo que se deshilachó. Y lo siente. Pero como en la cancha, Ahumada se planta: en una charla franca con Olé, el mediocampista confió que su entrega logrará sanar las heridas a medio cicatrizar y que su carácter y su amor propio tendrán que estar más que nunca al servicio de un plantel golpeado, en recambio y con la cabeza de su último capitán recién salida de la guillotina. "¿Por qué me quedé? No me hubiese gustado irme último. Cuando me tenga que ir, que sea como en el primer semestre, no último", traba la pelota.

-¿Pudiste irte?

-Las chances y las charlas estuvieron, pero no hay nada concreto. Y en River estoy bien.

-¿Estás bien?

-Estoy bien, sí. Más allá de los inconvenientes que tuve, la gente en la calle me hace sentir querido. Quiero revertir todo... Quiero quedarme y, sobre todo, cambiar la imagen del semestre pasado.

-¿De qué te arrepentís?

-Me arrepiento de la forma de haber dicho lo que declaré, de cómo lo hice, sin haber aclarado bien cómo fue el tema. Es que yo soy muy impulsivo, como en la cancha...

-¿Y entonces?

--Mirá, me dolió muchísimo quedar afuera contra San Lorenzo, la forma en que quedamos eliminados... Y después al ver todo lo que decía la gente, reaccioné así, por eso fueron las declaraciones. Lo que me replanteé fue que a veces hay que tratar de buscar la forma de llegar a la gente para que entienda el mensaje. Pero cuando veo lo que pasó, con un semestre malo y cómo la gente copó todas las canchas, siento orgullo, porque eso al hincha lo motivó. Quizá fue lo que busqué.

-Y terminaste resistido.

-El fútbol es muy cambiante: en dos meses podés ser Maradona o te rajan de un club. Tenés que estar preparado para todo y saber enfrentar tamaña adversidad.

-¿Te dolió?

-Sí, duele. En River te exigen al máximo y sé que lo que dije alguna vez va a molestar siempre. Yo tengo que jugar al ciento por ciento todos los partidos.

-¿Creés que alguna vez te van a perdonar?

-Sí, como un jugador perdona el insulto. Y el hincha te perdona cuando ve lo que uno deja en la cancha, las ganas y la actitud que tiene cada uno aunque puedas equivocarte en un pase. Eso es lo que me está pasando, lo que me demuestran los hinchas de River en la calle.

-¿Cómo es ese trato diario con la gente?

-Espectacular. En la calle jamás me dijeron algo malo, al contrario: me bancan y me respetan. Lo máximo que me pasó es que me pregunten porqué lo dije.

-¿Esperabas la salida del capitán Tuzzio o la medida te sorprendió?

-Un poco me sorprendió, pero esos son temas personales de Eduardo. Nunca hay que olvidar la parte humana: ha vivido momentos muy difíciles dentro del fútbol y a veces uno tiene ganas de decir basta a ciertas cosas. Yo quiero lo mejor para él y que le vaya bien.

-¿Hay líderes en este grupo de jugadores?

-En este plantel hay que crear líderes, hay que empezar a asimilar los roles que tenemos cada uno dentro del plantel. Eso nos ha faltado un poco. Pero el golpe nos ayudó y ahora todos tenemos hambre.

-¿Sos un líder?

-Me tengo que sentir un líder, un referente. Soy el jugador salido del club más grande en el plantel Tengo que asimilar ese rol y guiar a los más chicos para salir de esta situación.

-Te van a exigir más.

-Hay que estar preparado.

-¿Se enojaron con ustedes mismos o no?

-Por supuesto que nos enojamos y que nos dolió. Aguilar tuvo una charla con nosotros y nos dijo las cosas muy claritas y con mucha razón.

-Cuando el presidente dijo "esto no va a salir gratis", ¿pensaste que te llegaba la factura?

-No, yo estoy tranquilo. Si en algún momento me tienen que pasar factura por algo, sé que no será futbolístico. Nunca me hice cargo de eso.

-Gorosito pidió un volante central. ¿Se viene más competencia?

-Nunca arranqué como titular indiscutido, acá siempre hubo competencia.

-¿Por qué fueron de campeones a últimos?

-No le encontré explicación. En ningún momento nos relajamos, pero los resultados no nos acompañaron. Salir último no me gusta para nada, me molesta muchísimo y fue lo peor que me pasó.

-¿Van a poder olvidar el último puesto?

No es fácil olvidarse. Y no hay que olvidarlo. Te tiene que doler y molestar.

-¿Estuviste pendiente de la definición del torneor? ¿Hiciste fuerza para que Boca no cerrara el año con la vuelta olímpica?

-Sí, preguntaba el resultado del partido, justamente para que no salgan campeones. Pero después ya no... A mí me interesa River, no pienso en nada más. Otra mala campaña como la del año pasado no nos volverá a pasar. De eso estoy segurísimo.

Comentá la nota