“Este es el momento de conservar la sensatez”

Los empresarios tucumanos prefieren no hablar aún ni de piso ni de techo en la negociación salarial. Insisten en que la prioridad de los ejecutivos es conservar el empleo y rearmar los números para el manejo de cada una de sus actividades en tiempos difíciles de recesión mundial.
Las pujas salariales siempre son conflictivas y no hay que tenerles miedo a ellas, dijo a LA GACETA el investigador y economista de la UNT Hugo Ferullo. En ese contexto inscribió la diferencia de porcentajes de lo que piden los gremios y de lo que estarían dispuestos a otorgar los empresarios cuando arranque el debate, en marzo próximo.

“De movida, estamos observando los discursos de mínima, por parte de los empresarios, y de máxima, por parte de los sindicalistas”, acotó el docente. No obstante, recalcó que la crisis global le da un contexto diferente a la discusión salarial.

Según el economista, el esquema de negociación debería ser el mismo que en años anteriores: debatir los aumentos sector por sector, tomando en cuenta el nivel de productividad y, obviamente, la inflación.

“Es justo que ante un problema de inflación se busque un aumento para que no caiga el salario real; pero también hay que observar la evolución de la productividad de cada actividad. Por esa razón, es momento de conservar la sensatez”, remarcó el experto.

Comentá la nota