Este mediodía se define la suerte del problema en la fábrica Loimar

Finaliza la cuenta regresiva en la fábrica de ladrillos y cerámicos. En un clima de enfrentamiento intersindical, surgirán novedades tras una decisiva audiencia ministerial.
Se viven horas de definiciones en el conflicto que mantienen la empresa “Limar S.A.” y los trabajadores, ya que este mediodía tendrá lugar una instancia de negociación clave ya que caduca la prorrogada conciliación obligatoria.

El lunes fracasó una de las tantas audiencias en las oficinas de 520, sede de la Delegación Tandil del Ministerio de Trabajo de la Provincia.

Tras ese infructuoso encuentro, la patronal y el gremio Solma fijaron un impás para avanzar en los términos de lo que podría ser u consenso que ponga fin al diferendo, por lo que hoy a las 12, cuando se inicie el encuentro frente al delegado César Sosa, tendrá lugar lo que sería la última chance de acuerdo.

De no converger las posiciones, la firma estará en condiciones de confirmar las cesantías que dieron origen al conflicto, pero el gremio de ceramistas, que disputa representatividad con los ladrilleros y consiguió el aval de la mayoría del personal, seguramente regresaría a las medidas de fuerza.

Como se recordará, el diferendo empezó cuando los propietarios de la firma decidieron cesantear a un grupo de trabajadores tercerizados, pero ante un paro total de actividades, se profundizaron las diferencias y terminaron echando a personal de planta permanente.

Luego la cartera laboral dictó una conciliación obligatoria, para retrotraer la situación a foja cero. De todos modos, los 15 días hábiles vencen hoy y, por ello, resulta imperioso un acuerdo para destrabar el clima de tensión en la planta ubicada en el camino a la Sexta Brigada Aérea.

Por su parte, Juan Solano, secretario adjunto de la seccional Azul del Sindicato de Ceramistas, seguirá de cerca esta nueva audiencia junto a trabajadores de la empresa.

La postura de los ceramistas, como se indicó, es la reincorporación de todos los operarios despedidos, los que entre tercerizados y planta permanente llegan a 48.

También piden el pago de los salarios caídos y el pase a planta permanente de los trabajadores que dependen de las contratistas.

Solano, además, desconoce la representatividad legal del delegado de Solma, ya que “en el Ministerio no consta el llamado a convocatoria a elecciones. Es un hombre puesto a dedo”, fustigó.

VISION EMPRESARIAL

Por su parte, los directivos de “Loimar” rechazaron por los medios de prensa las acusaciones de vaciamiento y dicen que se “avanza en acuerdos posibles”.

Representan a la firma los abogados Tirso Rodríguez Alcobenda y Raúl Pizarro, además del gerente de la firma, Guillermo Edo.

“El conflicto que hoy se encuentra soportando la empresa no tiene razón de ser y menos aún, en momentos en que la construcción en general y el sector ladrillero en particular, atraviesan una crisis muy delicada”, opinaron mediante un comunicado que cobró estado público el lunes.

También la patronal niega el deseo de “polemizar ni enfrentarse a un grupo de personas que hoy se encuentran muy involucradas en este conflicto atípico e inusual en la trayectoria de la empresa a lo largo de más de 30 años, en las que se han sorteado crisis muchos más graves”.

Aseguran además que “Loimar” vela por “conservar y mantener firme la fuente de trabajo, el bienestar y futuro de los trabajadores, haciéndose responsable de las más de 200 familias que hoy se encuentran afectadas por esta situación insospechada”.

Sobre la denuncia de vaciamiento de stock de playa, los empresarios subrayaron que “como empresa de trayectoria seria y responsable; debe honrar los compromisos asumidos con los clientes y proveedores y el despacho de mercadería está directamente ligado a ello”.

Intentan diferenciarse de quienes generan el conflicto y dicen no sentirse representados

Un grupo de trabajadores de la empresa Loimar, que se encuentra afrontando un conflicto sindical en plena crisis económica nacional e internacional de la que nadie es ajeno, y atendiendo la ola de rumores que circulan acerca de la situación que se vive en la empresa y por no sentirse representados por aquellos que recorren los medios de prensa haciendo declaraciones invocando el pensamiento de la mayoría; han decidido dar a conocer los siguientes testimonios con el fin de difundir su verdad, la que según declaran, es la de la mayoría dentro de la fábrica Loimar.

Teniendo en cuenta ciertas situaciones de amedrentamiento y presiones de las que son objeto, dichas declaraciones fueron emitidas con el compromiso de ser difundidas sin dar a conocer sus identidades. Luego de ser difundidas, cada uno de los ciudadanos tandilenses sacará sus propias conclusiones.

Testimonio I

“Es de una gran irresponsabilidad arrastrar en este lío a tantos muchachos jóvenes, a tanta gente”

“Desde que trabajo acá, y eso hace muchísimos años, la crisis más grande que recuerdo fue la de 2001 pero a nosotros, Loimar siempre nos siguió dando trabajo. Obviamente, en esas circunstancias nos han adelantado vacaciones, a los muchachos contratados los han suspendido una semana o dos o algún efectivo también pero daban trabajo por tanto para que nadie se quedara afuera. Por eso digo hoy que debemos estar agradecidos por tener este trabajo en esta empresa, y que es de una gran irresponsabilidad arrastrar en este lío, sólo por meter a este sindicato, a tantos muchachos jóvenes, a tanta gente.

Son muchos los que tienen créditos, deudas que pagar, alquileres, una familia que mantener y como están las cosas, no solamente hay que pensar en la conveniencia de uno porque si a mí me echan, con los años que tengo acá adentro, no tendría problemas pero acá hay mucha gente que sólo quiere trabajar, tratar de progresar y hoy se ve envuelta en este problema que nada que ver con lo que se dice afuera”.

Testimonio II

“Me molesta que salgan a los medios y digan que representan a los trabajadores de Loimar, porque eso no es cierto”

“Después de estar un tiempo contratado, hoy soy un trabajador efectivo de la fábrica. Es la primera vez que me siento seguro, que estoy en blanco, que puedo ir a un comercio y sacar un crédito, que puedo presentarme y alquilar una casa y saber que la puedo pagar. Ahora me encuentro con este problema. Desde que entré a Loimar empecé a progresar. Antes trabajaba en el campo y no era nadie. Hoy estoy preocupado por todo lo que está pasando y no sé por qué tiene que suceder esto. Tengo mujer, hijos y como están las cosas en el país, no entiendo que esté pasando esto que cada vez se agranda más sólo por el sindicato que quieren meter acá adentro. Yo me afilié a Focra pero no porque quería sino porque me sentí obligado, no me dejaron opción. No entiendo, cuando dicen que acá nos quedamos todos o nos vamos todos. Yo no me quiero ir, para mí, éste es un buen trabajo. Me molesta que salgan a los medios y digan que representan a los trabajadores de Loimar, porque eso no es cierto. Me llevó mucho sacrificio, tiempo e ilusión llegar hasta acá, tener lo que tengo, una casa que puedo pagar, una cierta tranquilidad lo que en este país no es poco y no estoy dispuesto a perderlo…”.

Comunicado de los empleados

Los empleados de la fábrica Loimar dieron a conocer un comunicado que señala textualmente:

“Yo me arriesgo a perder un empleo seguro, a tener la tranquilidad de cobrar un sueldo, todas las quincenas y a que no les falte un plato de comida en la mesa a mi familia.

Yo me arriesgo porque quiero mis derechos como empleado sean escuchados y creo que asi debe ser. Yo me arriesgo porque tengo dignidad y no la debo perder. Yo me arriesgo por lo que no se animaron a hacerlo y agacharon la cabeza para no perder el trabajo”.

Más adelante indica “yo me arriesgo porque lo peor que puedo hacer es no arriesgarme por lo que creo y siento. Yo me arriesgo por mi familia, por mis compañeros de trabajo, por la justicia y por la libertad sindical. Yo me arriesgué a cambiar de sindicato en mi trabajo Loimar SA y me echaron sin explicación ni motivo alguno. Sólo una persona que se arriesga es libre”.

Recomendar noticia

Comentá la nota