Este martes vuelve a reunirse el Jurado de Enjuiciamiento por el caso de las escuchas telefónicas

El Jurado de Enjuiciamiento se reunirá este martes para iniciar formalmente el análisis del pedido de destitución de los jueces de Instrucción Horacio Enrique Gallardo y José Luis Rey, que fue pedido por el juez federal porteño Norberto Oyarbide, quien lleva adelante una investigación por la pinchadura telefónica que sufrieron políticos, empresarios, abogados y dirigentes.
Los integrantes del Jurado se habían reunido la semana pasada y el presidente, Rubén Uset, convocó a los ministros Humberto Schiavoni y Cristina Leiva, a los diputados Roque Gentile y José Garzón Maceda, y a los abogados Gustavo Staude y Carlos Bobadilla para este martes a las 8.00 en el quinto piso del Palacio de Justicia.

Garzón Maceda confirmó el pasado jueves que ya había ingresado el pedido original de Oyarbide, quien inició el proceso de destitución para poder detener e indagar a Gallardo y Rey en el marco de la causa por las escuchas telefónicas que éstos autorizaron sin saber a quiénes se iba a espiar.

El juez porteño continúa adelante con la investigación pese al planteo que competencia que le trabó el juez de Instrucción 3 de Posadas, quien se considera con facultades para llevar el expediente porque los delitos se cometieron en Posadas al pedir la autorización de las escuchas utilizando información falsa.

El caso salió a la luz cuando el dirigente judío Sergio Burstein fue alertado a través de un llamado anónimo de que era espiado a través de un pedido que había formulado la Justicia de Misiones. A través de un Habeas Corpus se pudo establecer que el pedido había partido desde el Juzgado de Instrucción 1 y los policías Gastón Guarda y Raúl Rojas, de la División Homicidios, dijeron que realizaron la solicitud pero que en realidad el número les había sido aportado por el ex comisario de la Policía Federal Ciro James, quien se encuentra preso junto a su ex jefe, Jorge Palacios.

La semana pasada declararon ante Oyarbide las secretarias Mónica González y Lidia Kruchowski, quienes se desvincularon al señalar que sólo daban fe de los actos procesales ordenados por los jueces.

Comentá la nota