Este año San Juan sigue sumando alimentos nuevos

Tradicionales y no tanto, desde dulce de membrillo hasta bebidas dietéticas, y alimentos gourmet como pistachos tostados y semillas de sésamo negro, San Juan sigue avanzando en la elaboración de nuevos productos alimenticios: En lo que va del año se inscribieron en Bromatología 166 alimentos, promedio unos 16 productos por mes, que se suman a la familia de casi 8.000 productos comestibles elaborados y registrados en la provincia. La cifra de 2009 es casi la misma cantidad que la del 2008, cuando se aprobaron 203 productos, promedio 16 por mes, mostrando un crecimiento sostenido.
Los empresarios dijeron que apuestan a nuevos productos en busca de nuevos compradores y para diversificar su producción -ver aparte-.

En Bromatología -de Salud Pública- tienen registrados 1.093 establecimientos productores en San Juan, desde grandes empresas exportadoras hasta las pequeñas empresas familiares, que son la mayoría. Y desde 1971, cuando comenzó a aplicarse el Código Alimentario Argentino, habilitaron unos 8.000 productos.

Con los expedientes en la mano, Raúl Tomba, titular de Bromatología, enumeró los últimos alimentos aprobados: Harina de trigo común 000 enriquecida (de un molino de Santa Lucía), aceite de oliva, aceitunas rellenas con pasta de pimiento, aceitunas verdes en salmuera, queso de oveja en aceite aromatizado, bebidas sin alcohol dietéticas, galletas dulces (de una fábrica de Rawson), pasas de uva, dulce de membrillo; y pistachos con cáscara, salados y tostados.

"Hay pedidos de aprobación de unos 50 productos más, que están en trámite. No todos terminan aprobados, hay casos que no logran calificar, pero la mayoría hace las correcciones que se le señalan y luego de un proceso de ajuste, si terminan cumpliendo, se los aprueba", contó Tomba.

Pero además de los productos tradicionales, la provincia está incursionando cada vez más en los productos gourmet, de ellos este año se inscribieron quesos de cabra y oveja aromatizados, semillas de sésamo negro, alioli -una salsa formada por aceite de oliva y ajo-, dulce de membrillo dietético, cerezas al marrasquino y tomate desecado e hidratado en oliva y vino Syrah.

"Muchas veces es cuestión de modas, en una época se producían las pasas glaseadas y ahora no; sí hay más productos gourmet, pero las tendencias tienen que ver con el consumo del momento", explicó Tomba.

El área de Bromatología es la responsable de habilitar tanto los establecimientos elaboradores como sus productos, previas inspecciones del lugar y análisis químicos de los alimentos. Todo producto comestible que tenga un proceso extra sobre la materia prima, debe pasar por el ojo especializado de los técnicos de Bromatología. También entran en este proceso todas las bebidas, excepto los vinos, ya que tienen su propio organismo nacional para estos controles, el INV.

Mano de obra

Desde el sindicato de la Alimentación, su secretario Enrique Faraldo, dijo que el sector tiene registrados unos 1.200 trabajadores en forma permanente y unos 3.000 en temporada alta; es decir de noviembre a abril, cuando las fábricas de conservas están a full con las frutas y verduras de la temporada.

Comentá la nota