«Este gobierno ha cambiado la forma de intervenir frente al conflicto»

El ministro César Pérez dijo que 2009 lo abordarán con “mucho diálogo” y no eludió hablar sobre lo que significó el episodio en la toma Confluencia.

Se refirió también a las diferencias que tuvo con Tobares en ese tema y destacó su buena relación con la Policía. “Tengo un gran acompañamiento de la fuerza”, dijo.

Neuquén > Finalizado un 2008 en el cual el gobierno neuquino debió hacer frente a conflictos que derivaron en cortes de rutas, tomas de municipios y de tierras, el ministro de Justicia, Seguridad y Trabajo, César Pérez, hizo un balance positivo del año que pasó y destacó la manera en que el Ejecutivo provincial intervino para resolver estas problemáticas.

“Para 2009, y como dijo el gobernador (Jorge Sapag), nosotros vamos a encarar el tema de la seguridad y de los conflictos con mucho diálogo, con protocolos internacionales de actuación, no sólo en los cortes de ruta sino también en el desalojo de las tierras. Vamos a agotar todas las instancias necesarias antes de abordarlo por la fuerza, y si lo tenemos que hacer por esa vía lo realizaremos con equipo sin armas”, señaló Pérez.

Y precisó: “Estamos trabajando con la fuerza para la formación de grupos de intervención como tiene Gendarmería en Gualeguaychú, donde intervienen sin armas para poder llegar con una acción pacífica”.

El funcionario destacó que “este gobierno ha cambiado la forma de intervenir frente al conflicto” y que el 2008 culminó “sin enfrentamiento ni conflictividades grandes y con una paz inédita en la provincia”.

La relación con la Policía

Hacia fin del año pasado, a través de anónimos y mensajes de texto que se enviaron a los medios de comunicación regionales, se advertía el malestar de algún sector no identificado respecto de la situación salarial y de equipamiento de la Policía provincial.

“Mentiría si dijera que percibí algún malestar en la fuerza. Por el contrario, he sentido un gran acompañamiento de la Policía”, afirmó Pérez.

Reconoció que se debe “trabajar mucho para que los adicionales lleguen a tiempo”, que en 2008 no se pudieron comprar uniformes porque “fue un año difícil”, e indicó: “Puede ser que estos anónimos se hayan generado de parte de un grupo que levante estos reclamos. También durante el año sé que hubo un sindicato que intentó formarse dentro de la Policía y que fue rechazado por el Ministerio de Trabajo de la Nación, pero no estoy imputándoselo”.

“En estos 50 años la Policía ha tenido momentos difíciles, pero en 2008 no. No ha habido ni acuartelamientos, ni mujeres encadenadas junto a las comisarías y creo que tampoco lo vamos a tener porque nosotros tenemos mucho diálogo”, recalcó.

Manifestó tener de manera diaria reuniones con el jefe de la fuerza, Juan Carlos Lepén, y resaltó que “la institución es sana, está vista como una de las mejores del país y tiene un gran margen de resolución en cuanto a los hechos delictivos que se cometen”.

Comentá la nota