"Este espacio trasciende a Kirchner".

La diputada de Concertación-Forja se quejó sobre la falta de diálogo entre el kirchnerismo y sus aliados. "El que traiciona una vez, traiciona siempre", advirtió acerca de Julio Cobos y criticó su instalación como candidato presidencial.
En momentos en los que el oficialismo cuenta uno por uno los votos que puede conseguir en el Congreso nacional, algunos de sus aliados amagan con restarle su apoyo. Resulta que las primeras rondas de diálogo convocadas por el oficialismo descomprimieron en parte varios reclamos del arco opositor, pero despertaron los recelos de grupos aliados al kirchnerismo, que volvieron a reclamar mayor protagonismo. "Espero por la salud del espacio que esta actitud se modifique en lo inmediato", amenazó la diputada bonaerense Silvia Vázquez en diálogo con Página/12, una de las pocas radicales que quedó del lado del Gobierno tras el alejamiento de Julio Cobos y su tropa. Después de la derrota del oficialismo en la provincia de Buenos Aires, la legisladora del monobloque Concertación-Forja empezó a marcar distancia del matrimonio presidencial y habló de "trascender" a Néstor y Cristina Kirchner.

–Usted criticó al titular de Diputados, Eduardo Fellner, por consensuar la agenda parlamentaria con los bloques de cuatro o más representantes y le reclamó al gobernador Daniel Scioli y al ministro Florencio Randazzo que los citen al diálogo. ¿Por qué el oficialismo no los convoca?

–Habría que preguntárselo a ellos, pero bueno... Scioli recién comienza con el diálogo y supongo que el ministro del Interior estará convocándonos pronto. Evidentemente hay un gesto que tiene que ver con lo público que es el diálogo con las fuerzas políticas. Pero también que debe haber un gesto, no necesariamente público, que se corresponde con el diálogo constante dentro de una fuerza política y sobre todo con los aliados o quienes hemos integrado este espacio durante todo este tiempo. Eso ha estado faltando y sigue faltando. Espero por la salud del espacio que esta actitud se modifique en lo inmediato.

–¿Entonces el kirchnerismo se recostó definitivamente en el PJ?

–En términos de la elección sí. En la provincia de Buenos Aires fuimos como Frente Justicialista para la Victoria, ni siquiera como Frente para la Victoria, Concertación o alguna palabra que aludiera a un pluralismo. Además, la lista no tuvo representación del socialismo ni del radicalismo. Fue básicamente del PJ.

–La Concertación terminó cuando Cobos votó contra la 125...

–El mandoble que le dio Cobos al proyecto trajo como correlato un Kirchner que no reaccionó del modo más feliz. En lugar de fortalecer aquello que nos había dado el respaldo de la mitad de los argentinos, se volcó hacia el PJ. En la medida que ese proyecto fue quedando rengo, la gente no confió y distribuyó el poder político con su voto.

–¿Entonces adónde se imaginan ustedes a partir de ahora?

–Hay que hacer un trabajo por reunificar todo esto que se reúne a partir del kirchnerismo, pero que trasciende los mandatos de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner. Si no, queda como una cuestión personal. Hay gobernadores como Jorge Capitanich en Chaco, Gerardo Zamora en Santiago del Estero, Sergio Urribarri en Entre Ríos o el mismo Hermes Binner en Santa Fe.

–Para 2011 parecen perfilarse dos grandes espacios políticos, por un lado el Acuerdo Cívico y Social y por otro uno en base al peronismo.

–No hay que pensar en términos de dos espacios, sino en por lo menos cuatro: un espacio para la UCR con sus variantes, otro para el PJ con sus variantes, un centroderecha y un centroizquierda. Macri no entra en el peronismo y es un centroderecha; nosotros no entramos en la UCR y somos un centroizquierda.

–¿Cómo ve el lanzamiento de Cobos como candidato presidencial?

–Me parece muy grave desde el punto de vista ético. Y mucho más grave es que un partido como la UCR premie esa metodología del oportunismo. Nadie confía en el vicepresidente, ni siquiera quienes levantan su candidatura. Porque el que traiciona una vez, traiciona siempre. Si nosotros fuéramos oportunistas, nos hubiéramos ido con Cobos; incluso nos habría ido mejor en las elecciones. El Gobierno se equivoca cuando convoca a la mesa del diálogo a los diputados del sector de Cobos, que fueron electos por la Concertación Plural. Si el radicalismo hubiera seguido con la postura de exigirle a Cobos que renunciara a la vicepresidencia para volver al partido y si Cobos después del voto hubiera renunciado, nos hubiera puesto en una situación de duda acerca de la cuestión.

–Ustedes en su momento aprobaron los superpoderes. ¿Qué opina de la decisión de la Presidenta de modificarlos?

–Me parece correcto. Nos traían muy mala prensa y ni siquiera fueron utilizados. No fue una decisión acertada nuestra en el Congreso. Quedamos muy mal ante la gente gratuitamente.

–La Mesa de Enlace advirtió que va a insistir en sus reclamos a través del Congreso nacional. ¿Qué postura van a tomar?

–Sin lugar a duda perdimos más plata que si hubiéramos bajado las retenciones el año pasado. Nosotros vamos a ir con el planteo de segmentación para medianos y pequeños productores. Las retenciones a la soja no necesariamente tienen que ser del 35 por ciento. Pero tenemos el compromiso de garantizar la actividad del Estado y el sostenimiento de la economía. Hay que pedirle al Gobierno que intervenga en aquellos sectores de la economía que no hemos mirado. No se entiende porque la ganancia derivada de la especulación financiera no está gravada.

Comentá la nota