"Este equipo ama la camiseta"

Lo firma Astrada, lo piensa todo Estudiantes, que esta noche va por otra de sus hazañas. Sobra confianza para revertir el 0-1 ante Inter.
Esto no es fútbol. Es fuchibol de Primera. En el estadio Olímpico de Gremio, archirrival del Inter, los jugadores de Estudiantes juegan un picado informal, relajado, lejos de la tensión previa a una final. Braña está en el arco, Desábato emula ser un nueve habilidoso, Verón se para como zaguero y hasta Macaya (no don Enrique sino su hijo el profe) intenta mostrarse como un lateral con salida. El técnico, Leonardo Astrada, mira la escena desde arriba de una pelota. Algo está pensando. ¿Qué? "Este equipo tiene garra, fútbol, no se da por vencido, salió adelante en las difíciles... Y sobre todo, este equipo ama la camiseta. Esa identidad se respeta a muerte".

Lo firma el Jefe. Y adhieren sus dirigidos a partir del clima que le dan a la última práctica. "Esta manera de sentir al club a uno le facilita las cosas. En otro lugar uno debería estar levantando la moral. Acá no hace falta. Estamos convencidos porque ellos están convencidos". Y esto tiene una explicación: para casi todos es la final de sus vidas (Verón, Calderón y Boselli son los únicos que tienen palmarés internacional). Para Astrada, también, ya que como técnico sólo cosechó un título local.

El mensaje futbolero se arma, entonces, con dosis de vigor. "No nos vamos a guardar nada", dice Alayes. "Estamos muy confiados", dice Verón. "Nos da tranquilidad saber que tenemos un grupo ganador", dice Moreno y Fabianesi. "No llegamos hasta acá de casualidad. Si bien Inter es duro, no creo que sea mucho más que los equipos que ya enfrentamos. Lo vamos a ir a buscar. Debemos tener la pelota y no aguantar 80 minutos para intentar algo en los 10 finales", dice Astrada.

Los antecedentes en tierras brasileñas no son buenos. Estudiantes ganó uno de 12 partidos. La única victoria fue en esta ciudad, ante Gremio, con gol de Mario Enrique Cariaga. Parece pobre el antecedente, aunque hay otros datos insoslayables en el archivo. El Pincha es especialista en finales (ganó 13, empató tres y perdió ocho). La última fue hace dos años, y seis de los titulares que saldrán al Beira-Rio fueron actores en esa hazaña.

Todo sucede mientras la ciudad se encuentra dividida. El Gremio pelea el Brasileirao y el Inter, la Sudamericana. No queda ninguna de las 55.000 entradas que se pusieron a la venta. Hasta se agotaron las 2.500 que le dieron a Estudiantes. Los familiares de los jugadores llegaron ayer en charter. El resto de la masa cruzaba la frontera por aire, tierra y agua.

Quedan pocas horas. Astrada optó por respirar esta atmósfera recreativa. Nada de táctico, apenas unos penales informales por si acaso. Cuentan que hace cuatro días tiene merodeando a un par de espías del Inter. No se hace problema. "Estudiantes esperó 38 años para jugar por otro torneo internacional. Somos privilegiados".

Comentá la nota