"Con este equipo, acepto presiones"

"Con este equipo, acepto presiones"
El Negro sabe que por presupuesto y plantel, Quimsa debe conseguir un título en esta temporada.
A Carlos Eduardo Romano nunca lo asustaron los desafíos. Su personalidad le permitió afrontar con éxito su trayectoria como jugador. Hoy el Negro tucumano tiene 52 años y es entrenador. Curtido de otras experiencias, llegó a Santiago del Estero en enero de este año para rescatar a un Quimsa hundido, que antes se había devorado a tres técnicos por los malos resultados. "Me pidieron no descender por la mala posición que tenía el equipo en la Liga y la otra meta era hacer el mejor papel posible en la Sudamericana. Y creo que fue un éxito total porque estuvimos muy cerca del título internacional y en el local, el equipo se salvó dos o tres fechas antes", cuenta el técnico sobre su inicio en el club. Ahora, la historia es diferente. Prepara a un plantel rico en nombres y variantes para afrontar una temporada exigente, en la que Quimsa necesita un título para justificar su gran inversión. Será anfitrión en el cuadrangular Norte de la Copa Argentina, el primer deseo para la campaña.

-¿Cómo está el equipo?

-En 6,5 puntos, casi 7. Jugamos ocho partidos y gracias a Dios, fuimos progresando de acuerdo a como veníamos trabajando. Eso tiene que ver con el buen grupo de personas y profesionales que se fue formando fuera del parquet. Estoy contento con eso.

-Serán locales. ¿Cuánto va a influir el público?

-El ánimo de nuestra gente influye y hay que usarlo positivamente. A la gente de Santiago le gusta mucho el básquet y están contentos con el equipo. Si se hace acá, tenemos que clasificar. Es un reto más, pero lindo porque es en casa.

-¿Sentís la presión de tener que ganar algo?

-Un entrenador asume responsabilidades o no, impone condiciones o no y deja de hacer o no. Con este equipo, acepto las presiones. No sé si es más fácil terminar entre los seis mejores en la Liga o los cuatro del Norte en la Copa. Somos tan exitistas que no aceptamos que entrar entre los cuatro mejores es muy duro, ser finalista aún más y consagrarse campeón, ni hablar.

-¿Te ilusiona el grupo?

-Hay que ir formando el carácter. Lo veo con mucho deseo y hambre de pelear por cosas importantes.

-¿Qué tal volvió Román luego del Premundial?

-Chuso vino bárbaro. Con un estado físico ideal y actitud genial para insertarse como uno más al grupo.

-¿Y cómo ves la Liga?

-Durísima la Zona Norte, de sorpresas y asesinatos en cada fin de semana. Veo una Liga excelente, competitiva y muy dura.

-Un tucumano queriendo ser ídolo en Santiago...

-Sí, es extraño. La pica viene de años, pero lo veo más como una historieta cómica que como una enemistad. Como tucumano envidio sanamente a Santiago porque tiene dos equipos fuertes en la Liga Argentina, un torneo importante a nivel mundial.

Comentá la nota