“Este Ejecutivo municipal no se entrega ni por 200, ni por 500 millones”

“Este Ejecutivo municipal no se entrega ni por 200, ni por 500 millones”
Lo sostuvo el intendente Gustavo Melella en el marco de la firma de las actas de autorización de las obras financiadas por el Fideicomiso Austral, que formalizó con la gobernadora Fabiana Ríos. Se trata de una nueva planta potabilizadora y una cisterna y acueducto para la Margen Sur, con una inversión cercana a los 150 millones de pesos.
El Jefe comunal destacó el apoyo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ministro Julio De Vido en estas obras de infraestructura para la provisión de agua potable que garantizará el crecimiento de la ciudad durante los próximos treinta años.

“Esta es una obra para la vida y para la inclusión social”, remarcó el mandatario.

Antes de la firma de las actas de autorización, el intendente Gustavo Melella y la gobernadora Fabiana Ríos entregaron un reconocimiento a la firma que administra la estancia María Behety, que desinteresadamente cedió el predio donde se construirá la enorme planta de potabilización de agua, presente que fue recibido por Juan Speroni.

Al hacer uso de la palabra, el Jefe comunal agradeció en primera instancia a la Gobernadora y asimismo agradeció la presencia de los senadores nacionales, concejales y demás autoridades e instituciones presentes.

“Hay que ser muy justos con aquellos que hoy nos permiten celebrar este gran día para nuestra ciudad. Hay que pensar que vamos a tener la capacidad de producir agua potable por más de 30 años en un momento en el que estamos al límite de la producción”, dijo al hacer una reconocimiento a todos los que tomaron parte en el proceso.

El Jefe comunal compartió que “esta es la obra más grande de los últimos años por su monto en inversión, pero es también la más grande porque es una obra que tiene que ver con la inclusión social, tiene que ver con la salud, con la educación y con el desarrollo”.

Resaltó que “esta planta y sus obras complementarias nos van a permitir que la Margen Sur no tenga los problemas de agua y también todos los otros sectores de la ciudad, como Chacra II, AGP, INTEVU, el Parque Industrial, tendrán la tranquilidad de que van a contar con el agua potable, lo que no es poco, ya que en muchos lugares del país este recurso no lo tienen o es poco, sin ir más lejos, cerca nuestro está Ushuaia donde vemos las complicaciones que tiene y sin embargo, cuando hay ganas de trabajar, cuando hay ganas de hacer cosas juntos, esto se puede”.

Instó a “todos los vecinos de nuestra ciudad y organizaciones, a que valoren esta obra, porque es una gran obra que va a poner a Río Grande de pie por los próximos 30 años; va a permitir vivienda, va a permitir centros de salud, va a permitir inclusión social y más trabajo. La obra no significa solo una planta de cemento, sino que va a haber más vida en nuestra ciudad y que la calidad de vida va a ser mucho mejor”.

En otro párrafo de su discurso, el Intendente destacó el trabajo conjunto entre distintos espacios políticos y consideró que “este es el gran desafío, nadie entrega nada, nadie se doblega ni por 150 millones, 200 ó 500. Este Ejecutivo municipal no se entrega ni por 200, ni por 500 millones. Este Ejecutivo –y lo dije el primer día- entiende que esta es la forma de gestionar: estar al lado de la Presidenta, y estar al lado de la Gobernadora, y no por conveniencia ocasional, sino por convencimiento conjunto y criterio político, ese es el criterio de nuestra gestión. Por eso creo que esta es la política que se viene, que dentro de unos años todos los hombres y mujeres que estemos convencidos que queremos trabajar por Río Grande, por Tierra del Fuego, buscando las coincidencias y no las diferencias, tenemos que estar unidos, tenemos que estar comprometidos, tenemos que estar organizados, más allá de nuestros espacios políticos. No existe más el River – Boca. Lo que existe son todos los hombres y mujeres de buena voluntad que trabajen por una ciudad”, auguró.

Coment� la nota