"Si este domingo se pierde, todo el peronismo será el responsable".

El gobernador anunció una fuerte apuesta en educación y reflexionó sobre la gestión a pesar de los resultados que se cosechen este 28.
Esta semana se dio algunos gustos porque desde la Nación le enviaron apoyo suficiente como para salir a mostrar que no fueron en vano los viajes a Capital Federal para acompañar a Cristina cada una de las veces que la presidenta lo convocó.

Además inauguró obras en la provincia y hasta se dio el lujo de anunciar una fuerte apuesta en educación que comenzará a ejecutarse a partir del 1 de julio, justo dos días después de los comicios legislativos del domingo.

Así, el mismo gobernador que desde hace días esquiva a la prensa, ayer aceptó dialogar amablemente con un grupo de periodistas que se lo requirió. Relajado y de buen humor, sacó sus tortitas light, pidió cafés para los presentes y se entusiasmó revelando la educación que imagina en el porvenir ­­-por supuesto con mucha tecnología y una inversión que supera las posibilidades actuales-, pero también habló de política y su futuro después del 28.

¿Cómo piensa comenzar su día este domingo?

Como todos los días, voy a empezar pidiéndole a Dios que me ayude a encontrar soluciones para los mendocinos, pero, como hay elecciones, se va a agregar un nuevo pedido, y es que Dios ayude a mis candidatos.

¿Y a partir del 29?

Pienso seguir trabajando por todos los mendocinos, porque uno debe seguir gobernando haya o no elecciones.

¿Pero esta elección no será una más, sino una evaluación de su gestión?

Lo que puede pasar es que yo esté más o menos triste si ganan o pierden los candidatos del justicialismo. Pero pasado el domingo, yo debo comenzar a trabajar en un plan a largo plazo para Mendoza con políticas de Estado para los próximos 30 años. Además debemos anticiparnos a los problemas que tendrá el sector productivo de Mendoza, teniendo en cuenta cómo está la crisis a nivel internacional. También hay que reforzar las políticas de empleo, porque este es uno de los temas más preocupantes. Yo lo digo todos los días, el esfuerzo sólo sirve para hoy.

¿Por qué salió a pedir un voto a conciencia a través de la televisión?

Estoy convencido de que el voto que distingue a los mendocinos es con una cuota importante de conciencia. Esto es volver a poner en valor lo que siempre caracterizó a Mendoza.

¿Se plebiscita su gestión este domingo?

Las elecciones intermedias nunca son un plebiscito ni garantizan una pérdida en las próximas, y mucho menos un triunfo. Recuerdo que tras la elección del 2001, en la que ganó Roberto Iglesias, en el 2003 triunfamos los justicialistas, pero en el 2005 volvió a ganar el radicalismo con Julio Cobos a la cabeza. Sin embargo gane o pierda, yo soy gobernador hasta el 2011 y eso nadie me lo saca de la cabeza.Gobernador,

¿hoy, como otros tantos días, tampoco miró encuestas?

Si ustedes van a mi despacho verán que hay de todo, menos encuestas. Sinceramente, no las miro.

¿De quién será la victoria o la derrota de este domingo?

Las construcciones nunca son personales. Es como si yo dijera que como gané en el 2007, el triunfo es sólo mío, no sería justo. Esto no es así porque también colaboraron los intendentes. Así, si este domingo se pierde, todo el peronismo será el responsable de la derrota y si se gana, también.

¿Cree que en el voto del domingo incidirá la promesa incumplida sobre seguridad que tantos dolores de cabeza le causó?

No se puede generalizar, habrá algunas personas en las que sí incida y otras en las que no. A lo largo de mi vida, muchas veces me equivoqué. Yo tengo claro que uno puede cometer errores y debe reconocerlos. Yo pedí perdón y nunca evadí esa responsabilidad. Es cierto, también, que algunos pretenden (en clara alusión al cobismo y a su último aviso televisivo) direccionar el voto hacia allí, pero ellos también deberían explicar sus errores.

Comentá la nota