"Este deporte es así, te da y te quita por igual".

Un triple bogey en el 15 frustró a Rafael Echenique; era el puntero y terminó 13°.
Rafael Echenique padeció ayer el lado más cruel del golf, disciplina capaz de despojar en un solo hoyo un sueño alimentado durante cuatro días.

El puntano pagó por partida doble sus errores para alcanzar el green-isla del hoyo 15. En el intento se fue al agua dos veces, principio de su derrumbe en el Abierto de Francia, donde terminó 13° tras haber arrancado la última jornada en la cima, con un golpe de ventaja.

Un triple bogey en aquel hoyo fatídico y otro más en el 18 lo dejaron finalmente a 8 golpes del alemán Martin Kaymer, campeón tras superar en el desempate al inglés Lee Westwood, con quien había igualado en 271 golpes (-13).

"No medí las consecuencias", reconoció Rafa en la charla con LA NACION en la noche parisina, poco antes de viajar a Glasgow para jugar el Abierto de Escocia desde el jueves próximo. Ya había digerido su mala vuelta de 77 golpes (+6) y se disponía a armar las valijas.

-Decís que no mediste las consecuencias en aquel segundo tiro del hoyo 15, donde caíste al agua. ¿Qué pasaba por tu cabeza?

-En ese momento ya me había retrasado a dos golpes de la punta y sólo pensaba en arrimarme a los líderes, que estaban metiendo zapallazos en el green desde todos lados. Quería ir a un playoff y me la jugué demasiado en busca de un birdie para descontar un golpe. Tiré muy a la bandera y le pegué mal. Fui ambicioso; terminó siendo un error.

-Después hubo una larga conversación con los oficiales de reglas.

-Cuando me fui al agua la primera vez no vi las estacas rojas, pensaba que eran las amarillas, y por eso me fui a la zona de dropeo. Enseguida me advirtieron que nunca había llegado a las amarillas y volví al lugar original. Desde ahí, hice otro mal tiro y caí por segunda vez en la laguna. Y en el 18 me equivoqué de nuevo, pero se ve que las cosas me tenían que salir de esa manera: todo al revés.

-¿Qué conclusión sacás?

-Que estuve ahí, con chances de ganar el torneo. Aunque este deporte es así, te da y te quita por igual. El domingo anterior, en Munich, había logrado un albatros, y en esta oportunidad me tocó esto. Ya estoy medio acostumbrado.

-¿Qué análisis hacés de tu última vuelta?

-Está claro que en los últimos dos días no estuve tan fino en el green como en las primeras dos vueltas. Fue producto de la ansiedad y de no dejar que la pelota se metiera sola. Pero también fallé en varios putts para birdie que pudieron haber cambiado la historia. En el par 5 del 3, por ejemplo, un fotógrafo disparó la cámara y sacó cuatro millones de fotos antes de que yo ejecutara el putt. Lo criticó hasta Kaymer, que jugaba conmigo, y al tipo casi lo echan del club.

-¿Cómo sigue tu paso por el tour?

-Pasaron dos semanas de emociones fuertes y se vienen otras dos oportunidades más, en Loch Lomond y en el Abierto Británico. Todo sirve como experiencia.

* Pese a todo, ascendió en la Carrera de Dubai

Por su 13° lugar en París, Echenique ganó 55.500 euros y subió al 47° puesto de la carrera Dubai. Ricardo González totalizó la misma cantidad de golpes que el puntano (279), mientras que el tercer argentino, Daniel Vancsik, se ubicó 31°, con 282.

Comentá la nota