"En este Concejo Deliberante se vive un ambiente de `cuarta`".

Tras ocupar una banca por espacio de algo más de tres meses (juró el 23 de octubre en reemplazo del doctor Norberto Pilone, quien pasó a desempeñarse como director asociado del Hospital Municipal Subzonal), representando al bloque del Frente para la Victoria, el concejal Emilio Fischenich "pegó el portazo".
En una nota dada a conocer en las últimas horas, Fischenich informó sobre su renuncia a la función que venía desarrollando. Hizo duras críticas y cues-tionamientos en la que no se salvaron ni el oficialismo ni la oposición.

Tras señalar que en el De-liberativo se vive un ambiente de "fuerte divisionismo", donde se busca la confrontación en forma permanente y no el debate, y se prioriza la agresión verbal, el ahora ex concejal fue lapidario en su apreciación: "En el Concejo Deliberante se vive un ambiente de 'cuarta'".

También dedicó un párrafo para hacer una autocrítica: "En lo personal me voy con la frustración de no haber podido aportar nada y con la sensación de sentirme un inútil en un recinto que necesita de gente útil".

Su ultima opinion

La nota textual elaborada por el doctor Fischenich anunciando su alejamiento de la banca de concejal dice:

"Cuando pasó el conflicto del campo sentí una necesidad de participar y hacer algo como presumo les habrá pasado a muchos, quizás asumiendo como defecto propio que veía que esta medida me iba a afectar a mí indirectamente como directamente al campo ya que en Balcarce, como la gran mayoría de pueblos que no tienen otros recursos como industrias, pesca, petróleo, etc., su economía gira en relación directa con el sector agrope-cuario.

"Lo habrán notado en sus bolsillos en la última época de bonanza y lo notarán ahora que se vienen tiempos más complicados para el sector y por lo tanto lo será para todos.

"Participé a través de una invitación del Intendente de ingresar a una banca del Concejo Deliberante sabiendo incluso que podía (y se que pasó) recibir críticas por participar desde el partido en que lo hice, cosa que en una de las únicas dos charlas que mantuve con él le aclaré mi opinión y me manifestó que conocía mi postura, que tenía toda la libertad de expresarme como quisiera y si tenía algo que cuestionarle que se lo hiciera personalmente.

"No es motivo de esta carta hablar bien del Intendente pero quiero aclarar que jamás recibí un llamado de que opine o vote tal cosa, que no vaya a las marchas del campo, que critique a algún sector enfrentado con él ni cosa que se le parezca, cosa que si bien es como tiene que ser, en varias notas oí exactamente todo lo contrario, refiriéndose a los concejales oficialistas de 'los levantamanos', 'los soldados' y otra series de estupideces. Simplemente lo digo para dejar en claro lo que yo personalmente viví.

"El peor escenario"

"Cuando hablo del peor escenario creo que estamos marcados por un fuerte divisio-nismo en la sociedad, con opiniones que permanentemente buscan la confrontación y no el diálogo, que apuntan a profundizar los problemas y no a buscar la solución, y lamentablemente la sociedad se ha ido transformando en eso. Importa más lo que nos conviene de lo que es justo, lo que tenés de la forma en que lo tengo, lo que consigo del cómo lo consigo, y en el Concejo lo que vote del contenido de lo que pensás.

"Hoy el Concejo Deliberante de Balcarce es un ambiente donde existen dos fracciones extremadamente enfrentadas como el oficialismo y la oposición, en donde absolutamente todos los temas que se tocan se politizan y llevan al terreno personal, priorizando la agresión de uno contra otro sobre el problema en sí. Bien lejos, allá en el fondo, quedan los problemas de la gente.

"No tiene nada de malo el debate porque si uno piensa en la definición sería el Concejo 'un recinto donde se deliberan los temas que hacen a la realidad del pueblo'. La pregunta que me hago es si nosotros les mostramos ésta definición en la práctica a la sociedad o estamos esperando un tema para pasarnos culpas de un bando a otro, donde el culpable es siempre el otro y el que mejor posicionado políticamente sea uno, independientemente de que sea mentira o antiético lo que digo.

"Aunque no todo es malo ya que en reuniones de comisión algo se hace. Lo que es malo es lo que mostramos. Sinceramente cuando empecé hice ver esto en una nota y no tardaron en llegar las respuestas, cosa que creo sucederá igual. Después lo hablé personalmente con algunos concejales coincidiendo con ésto pero veo que al único que le molesta del Concejo es a mí y de la sociedad también porque soy el único que lo expreso.

"La opción sería callarme pero no va con mis convicciones y la verdad que estar calentando una banca callado para no entrar en conflictos porque creo que los conflictos no aportan nada y encima alargan la posibilidad de la solución, y estar en comisiones y sesiones donde todos los temas que se tratan no interesan como solución y tienen por objetivo provocar un enfrentamiento y ahondar aún más las diferencias que ya existen y son irreconciliables, con debates donde se falta permanentemente el respeto, sin principios, sin códigos, con mala leche, trabajando para la foto y micrófonos donde cuando terminan las reuniones salen los comentarios al instante a los medios como "fulano estuvo pero no habló, llegó 20 minutos tarde, estaba y no entró" y todas las cosas tan importantes y profundas que ustedes escuchan, es lamentable y de una ca-radurez que asombra porque creo que el Concejo es un recinto donde precisamente tendríamos que lograr lo contrario a lo que mostramos. "Lo que se ve por fuera no es ni más ni menos que lo que pasa por dentro. De un lado esperar un problema para sacarle jugo y del otro lado tratar de esconderlo, pero francamente mostramos que el problema en sí no nos importa a ninguno.

"Uno en lo personal es preso de sus propias palabras porque creo que para cambiar hay que participar, y yo que sentía ganas de entrar. Hoy siento ganas de salir.

"En este Concejo Deliberante se vive un ambiente de 'cuarta'. Necesita un cambio, un cambio de actitudes o un cambio de personas, pero creo que lamentablemente las actitudes ya se ven cuáles son y las personas quiénes son.

"En lo personal me voy con la frustración de no haber podido aportar nada y con la sensación de sentirme un inútil en un recinto que necesita de gente útil. Les pido disculpas a la gente de Proyecto 10 con quienes tenía el compromiso de donarles el sueldo".

Comentá la nota