La estatización de AFJP: rechazan compartir caja con provincias

El gobierno conseguirá hoy emitir el dictamen sobre la estatización de las AFJP. Será el paso final antes de la sesión especial convocada en Diputados para el jueves, donde intentará aprobar la ley. Eludirá así cumplir con el reglamento, que exige para estos casos reunir los dos tercios de los miembros para habilitar el tratamiento.
No es el único artilugio para apurar la votación. El oficialismo terminó aceptando los cambios que le llevaron nuevos aliados. Esos retoques cosméticos intentan impedir que los fondos traspasados a la ANSeS desde las AFJP se utilicen para financiar gasto corriente, pagar deuda o que se inviertan fuera del país. Pero le sirven al gobierno para garantizarse unos 140 votos a favor. No cedió, en cambio, al reclamo de los gobernadores que exigen 15% de esa caja.

El gobierno nacional accedió a modificar el proyecto de ley de reforma del sistema previsional enviado por la Casa Rosada la Congreso y garantizará así su aprobación en la Cámara de Diputados. El bloque kirchnerista que comanda Agustín Rossi agregará al texto original los aportes del legislador de la CTA, Claudio Lozano, y de Solidaridad e Igualdad de Eduardo Macaluse para sumar de esta forma una decena de votos clave en la sesión del jueves.

Afuera quedarán los cambios impulsados por el bloque del Partido Socialista de Hermes Binner que reclamaban la restitución de 15% de los aportes de la provincia de Santa Fe a la ANSeS. Para el jefe de la Comisión de Previsión y Seguridad Social, el kirchnerista Juan Carlos Díaz Roig, esas modificaciones son «de fondo» y por lo tanto el PS deberá presentar su propio proyecto.

Básicamente, las modificaciones que introducirá el oficialismo a pedido de Lozano y Macaluse, adelantadas en exclusiva el miércoles pasado por este diario son:

Prohibir el uso de los fondos para el pago de la deuda externa.

Impedir que los aportes jubilatorios sean destinados a inversiones fuera del país.

Excluir los fondos que pasarán a la órbitade la ANSeS de los gastos corrientes del gobierno nacional, como pago de sueldos, compra de insumos o contratación de servicios.

Crear un cuerpo colegiado con la participación de organizaciones de trabajadores, empresarios, jubilados y, posiblemente, asociaciones de bancos, para fiscalizar la administración de los 100 mil millones de dólares que ingresarán a las arcas de la ANSeS de Amado Boudou.

Este órgano de control se sumará a la Comisión-Bicameral que ya prevé el proyecto enviado por Cristina de Kirchner al Congreso y apunta a calmar los pedidos opositores para garantizar la intangibilidad de los depósitos. «Todos estos cambios están en sintonía con las palabras de la presidente Fernández de Kirchner de asegurar la especificidad de los fondos y la autonomía financiera de la ANSeS», explicó ayer a este diario Díaz Roig, quien esta tarde presidirá una nueva reunión de su comisión junto a la de Presupuesto y Hacienda.

El oficialismo también descartóayer denunciar penalmente a las AFJP, pero se comprometió a garantizar el control de la legalidad de las inversiones de las empresas administradoras de las jubilaciones privadas.

El director ejecutivo de la ANSeS, Amado Boudou, fue quien admitió vagamente que el gobierno podría «incorporar alguna cosa» en el proyecto oficial de reforma al sistema previsional privado.

«Estamos convencidos de que el que enviamos es el mejor proyecto; si no, no lo hubiéramos enviado. Pero en la discusión (con los diputados) estuvimos viendo que está la posibilidad de incorporar alguna cosa», reconoció el funcionario.

Boudou defendió la iniciativa oficial al señalar que «este gobierno tiene vocación de hacer las cosas que tiene que hacer».

El superintendente de AFJP, Sergio Chodos, insistió en que las AFJP tienen «el deber fiduciario y la responsabilidad» de proteger los «activos» que administran para los jubilados. Por ese motivo, ratificó que «no corresponde» que el gobierno se presente ante el juez de Nueva York Thomas Griesa, que embargó fondos de las AFJP depositados en Estados Unidos.

Comentá la nota