Muy estática producción y venta actual de maquinaria agrícola

Con el estallido de la crisis que en marzo de 2008 se suscitó entre el campo y el Gobierno nacional, una de las afecciones más claras las viene viviendo el segmento de la maquinaria agrícola, tanto en industrias como en comercios.
Con casos como el de Agroindustrial San Vicente, que aún espera resoluciones, a varios meses de su intempestivo cierre y con muchas familias avizorando un futuro por demás incierto, este sector productivo, ligado al desarrollo del campo, como de las sociedades del interior del país, no consigue una readaptación, mientras pareciera que lo peor de la crisis ya quedó atrás, sobre todo en el mundo, porque en la Argentina no hay expectativas de estabilidad a corto plazo. Si a esto se le añade la condición climática vigente durante los últimos años, pero más marcadamente en el último, la sequía es la rectora de una campaña por demás reducida en todos los cultivos, ya sea de granos como de forraje, que ahora reciben en ciertos territorios lluvia en exceso, con lo que la recuperación del suelo se prolonga hacia adelante.

"En nuestro caso, lo que fue el primer semestre del año tuvo buen movimiento, no excepcional, pero en el segundo semestre empezó a decaer", comentó a LA OPINION, Jorge Hoffman, del área de ventas de Richiger, que no excluye del análisis al mercado meta de los productos que se desarrollan en Sunchales, tales como quebradoras, moledoras, picadoras, embutidoras de granos secos, extractoras de silos bolsa; y tolvas de descarga.

"Nuestros productos se pueden tomar como de temporada, por lo que nosotros tenemos siempre con el inicio del año mejores ventas que al final, quizá al contrario de lo que le puede suceder a las industrias que hacen sembradoras, que en algunos puntos de la Provincia tuvieron buenas ventas, hasta llegar al límite del stock". Pero lo cierto es que "se sigue manteniendo el ritmo de trabajo por algunos productos que se exportan, por eso en el análisis a la primera parte del año la consideramos dentro de todo bien, entonces, entre el mercado interno y las exportaciones a los países limítrofes, Canadá y Estados Unidos, Italia, Australia, pero también en este 2009 tuvimos que abrir otros mercados como Ucrania, o Hungría", remarcó Hoffman en un claro equilibrio que tienen que tener las empresas para poder enfrentar costos y gastos, mientras "el mercado interno sigue bastante tranquilo".

Uno de los aspectos que se destacan desde Richiger es el hecho de no haber tenido que alterar el sistema laboral, si bien "durante el transcurso del año no se pudo volver a retomar el beneficio de las horas extras para los empleados, pero por lo menos no tuvimos que suspender personal, ni reducir la carga horaria, manteniéndonos en las ocho horas diarias". Fueron muchas las empresas del sector que debieron anular horarios, adelantar vacaciones, restringirse al pago de sueldos de convenio, como algunos de los tantos malabares que fueron necesarios para sostener las empresas y las fuentes de trabajo.

COMERCIOS AL 50 %

"Está todo muy parado, hace dos años que estamos igual, más en esta época que hasta marzo no hay mucha actividad. Si bien apareció ahora, a la falta de agua la estuvimos sufriendo hasta ahora, que fue peor que el tema Gobierno, este año".

Carlos Raimondo, considera que con las últimas lluvias, sobre todo en la ciudad y las localidades vecinas, "hubo algún movimiento, pero son apenas como para mantenernos, pero de aquí a marzo no sé que vamos a hacer".

Según el titular de Raimondo Maquinarias Agrícolas, "consultas hay porque la gente siempre tiene interés en cambiar o mejorar las máquinas que tiene, pero después no se hacen las operaciones", es entonces que las ventas realizadas en los últimos meses corresponden al sector de maquinarias chicas, como pueden ser las desmalezadoras, a lo que se puede sumar "alguna que otra sembradora de directa. En mi caso este año vendí cinco máquinas solamente; y en un año normal tendríamos que hablar de nueve o diez máquinas, normalmente".

Son 50 los puntos porcentuales en la retracción de la actividad comercial en el rubro, cuya recuperación también será lenta y poco constante, al menos en los próximos meses, si es que la próxima campaña demuestra algún aspecto de mejora.

Comentá la nota