Estatales rechazaron suba del 8,8% y docentes amagan con no terminar ni iniciar las clases

El SEP y la UEPC protestaron ayer en la Legislatura por la pauta de aumento salarial prevista para el año próximo. Pihen ratificó el paro con movilización. Hubo incidentes entre manifestantes y la Policía, frente a la Casa de las Leyes.
Los cuerpos orgánicos del Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) protestaron ayer al mediodía en la Legislatura en rechazo a la pauta salarial de aumento del 8,8% para todos los estatales prevista en el Presupuesto 2010, al tiempo que amenazaron con mantener el conflicto y no comenzar las clases el año que viene si esta previsión económica se mantiene.

En inmediaciones de la Unicameral, los cuerpos orgánicos de los dos sindicatos realizaron una ruidosa protesta e hicieron explotar algunas bombas de estruendo cerca del vallado policial y de los periodistas que cubrían la información, durante el transcurso de la audiencia pública que se llevó a cabo para cumplimentar que los pasos previstos en el tratamiento del Presupuesto en la Casa de las Leyes.

Mientras las bombas de estruendo detonaban en las afueras de la Legislatura, el titular del SEP, José Pihen, y el de la UEPC, Juan Monserrat, expusieron ante los legisladores su oposición y rechazo a la pauta salarial prevista para los estatales el año próximo, que está establecida en el 8,8%.

Mientras sigue sin destrabarse el reclamo salarial que los sindicatos estatales realizan ante el gobierno provincial, los gremialistas expresaron que esta decisión de presupuestar sólo un 8,8% para el 2010, solo puede contribuir a mantener el conflicto que en estos momentos tiene a los hospitales públicas con atenciones mínimas.

En tanto, los docentes amagaron con adelantar la finalización del ciclo lectivo al 30 de noviembre, si hasta la próxima semana, cuando finalice la conciliación obligatoria prorrogada ayer, no hay un acuerdo con la Provincia para dar un aumento de emergencia ante la suba de los productos que componen la canasta familiar.

«Es obvio que esta pauta del 8,8% para el año próximo lo único que puede provocar es un rechazo y una irritación muy grande, que se potencia con lo que se ha previsto para el Poder Judicial, con mucha menos gente y con salarios superiores, con una pauta del 15%", dijo Pihen a la salida de la audiencia.

«Otras cosas irritativas del proyecto es que se destinen 170 millones de pesos para la primera etapa del Centro Cívico, que es para los funcionarios, o 50 millones para hermosear algunas cuestiones públicas con vistas al Bicentenario», sostuvo el titular del SEP.

Monserrat, de UEPC, señaló a su turno que "el problema no es sólo el 8,8% de aumento, sino que se suma el hecho de que la canasta familiar va a aumentar por el encarecimiento del Impuesto de Sellos e Ingresos Brutos".

"Vamos a tener un conflicto muy prolongado", acotó, al tiempo que confirmó que el miércoles cuando se concrete la segunda jornada de paro del SEP, acompañarán a la movilización con los cuerpos orgánicos.

Comentá la nota