Los estatales quieren adelantar la discusión salarial con el Ejecutivo

Los estatales quieren adelantar la discusión salarial con el Ejecutivo
Dirigentes de gremios que nuclean a los empleados públicos rechazan el préstamo ofrecido por el Gobierno y piden un incremento en el básico.
Los gremios estatales saben que en un año electoral y de crisis económica las negociaciones salariales son claves. Mientras los sindicatos se reúnen para apurar el diálogo con el Gobierno, el Ejecutivo retrasa las citas. Esta semana, el gobernador, José Alperovich, deslizó a regañadientes que las discusiones salariales comenzarán en marzo o en abril. Esto, y el anuncio de un préstamo optativo de $ 500 para los empleados públicos (que devolverán en tres cuotas con un interés de $ 10 más IVA), despertó críticas de los sindicatos. “El que quiera tomarlo, bien; y el que no, no”, había dicho Alperovich.

De todos modos, la mayoría de los dirigentes gremiales aseveraron que insistirán por aumentos en los sueldos básicos y por el blanqueo de sumas en negro.

Rechazo

“No necesitamos préstamos, queremos que se nos aumente el sueldo. Estamos cansados”, enfatizó el titular del sindicato de Obreros y Empleados de la Municipalidad de Aguilares, Vicente Ruiz. El referente de la Corriente Clasista y Combativa explicó que los municipales no tienen margen para el descuento por el que se devolvería el dinero: “Como la plata no alcanza, la gente saca créditos que se les descuentan del sueldo. Hay algunos que no cobran por las deudas”, afirmó. Según Ruiz, el PE debería dar un aumento de emergencia ya que la crisis desvaloriza el salario. “Si esperamos hasta marzo, los sueldos no llegan”, concluyó.

Martín Rodríguez, de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) calificó la medida como “inconsulta y arbitraria”. El dirigente puntualizó que impulsarán gestiones para que la gente no devuelva la plata. “Es inaudito. Realizaremos congresos y plenarios”, dijo.

Un paliativo

El secretario general de la Unión Docentes Tucumanos (UDT), Carlos Arnedo, opinó que los $ 500 serían sólo un paliativo y que una discusión salarial es urgente. “Todo lo que sea un adelanto, préstamo o regalo no resuelve la cuestión de fondo”, reclamó. Arnedo dijo que sólo un incremento en el salario básico podría equiparar la suba del costo de vida. “Próximamente, la gente tendrá que optar por comer o pagar los servicios”, expresó. El dirigente recordó que el sueldo básico de un docente es de $ 526. “Esto complica el inicio del ciclo lectivo”, advirtió.

Por otro lado, el titular de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), René Ramírez, aseveró que esperarán tener más precisiones respecto del préstamo para recién pronunciarse sobre el tema. Sin embargo, destacó que sería conveniente iniciar el diálogo con el Ejecutivo en febrero. “La semana que viene comenzaremos a gestionar una audiencia con el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez”, concluyó.

Comentá la nota