Estatales marcharon pidiendo un aumento.

Reclamaron una rápida recomposición salarial. También se sumaron ceramistas.

En el caso de Fasinpat, demandaron la expropiación de la ex cerámica Zanon, bajo control obrero.

Neuquén > Una nueva manifestación en defensa del sistema público de salud, la educación y el trabajo reunió ayer a los gremios ATE, ATEN, y a los obreros de Fasinpat que reclamaron unificados por aumentos en sus salarios y mejoras en la calidad de los servicios.

Los trabajadores se congregaron en el Hospital Regional Castro Rendón, pasaron por el monumento a la Madre y marcharon luego hasta la Casa de Gobierno donde realizaron un acto.

«Todas las organizaciones sociales tenemos que pelear juntas y a la vez para ser más fuertes», aseveró el delegado de ATE Salud Baltazar Álvarez quien anunció que entre el 2 y 4 de marzo realizarán un paro en coincidencia todos los sectores.

Los sindicalistas coincidieron en manifestar que están dispuestos a pelear contra «el ajuste del gobernador Jorge Sapag».

En lo que respecta a la problemática particular de Salud, Álvarez expresó que están esperando que el ministro de Gobierno, Educación y Cultura, Jorge Tobares, los convoque a una mesa de negociación ya que “el gobernador derivó la problemática de este sector a esa cartera”.

Por su parte, Cesar Dell’Ali, secretario general del Sindicato de Profesionales de la Salud Pública de Neuquén aseveró que “ahora justifican los problemas con la crisis mundial y lamentablemente el sector de salud hace años que está en crisis”.

“Esperemos que el Gobierno entienda que la salud no puede seguir cayendo como lo está haciendo”, consideró Dell’Ali.

El secretario general de ATEN Capital, Gustavo Aguirre pronunció que “la forma más democrática de mejorar la economía es optimizar los salarios de los trabajadores que son quienes invierten en mejorar sus viviendas y en consumos personales”.

Con respecto a la reunión que mantendrá hoy el ministro Tobares en el marco del Consejo Federal de Educación, Aguirre afirmó que si en ese encuentro la línea del gobierno nacional es no aumentar los salarios de los trabajadores se “vendrá un problema en todo el país y no solamente en la provincia”.

Los obreros de Fasinpat reclamaron además de la concreción de la expropiación de la fábrica una ayuda económica de parte del Gobierno.

“Para poder mantener la continuidad de la fábrica necesitamos subsidios, necesitamos que el Ejecutivo compre nuestros cerámicos para su prometidas obras públicas y un crédito para renovar las maquinarias que nos permita bajar los costos”, aseveró Alejandro López, secretario general del Sindicato Ceramistas de Neuquén.

La marcha estuvo acompañada por otras organizaciones políticas y sociales que apoyaron la lucha por las mejoras del sistema de salud y educativo de la provincia.

Comentá la nota