Estatales, con las manos vacías

Los dirigentes de ATE se fueron ayer con las manos vacías del encuentro con el ministro de Gobierno, Educación y Cultura, Jorge Tobares, y podrían definir hoy durante el plenario general medidas de fuerza para la semana que viene.
No hubo ninguna oferta de mejoras salariales de parte de Tobares para los empleados estatales. El gremio llevó el reclamo de un aumento en los haberes del 50 por ciento para los trabajadores que no se rigen bajo convenio colectivo de trabajo y un 30 por ciento para los convecionados.

Luego de dos largas horas de discusión, la negociación pasó a un cuarto intermedio aunque no tiene fecha estipulada para el nuevo encuentro.

"No hubo ofrecimientos aunque sí manifestaciones de fondo por parte del Gobierno de querer discutir un ordenamiento del escalafón general, pero con planteos muy a largo plazo", manifestó Ernesto Contreras, secretario general de ATE.

El gremialista remarcó la necesidad de un aumento salarial "urgente ante la emergencia de los trabajadores".

Los dirigentes le solicitaron además al ministro el pedido de la apertura de la negociación salarial en el EPAS y en el Ministerio de Desarrollo Territorial.

"El Gobierno planteó volver a reunirnos la semana que viene recién, y encima sin números ni propuestas concretas", expresó Contreras, quien comentó que convocaron a todos los sectores del sindicato a realizar asambleas para llegar a una resolución hoy en el plenario general.

A partir de las 11 los trabajadores estatales se reunirán en el local de ATE y es muy posible que confirmen "un paro con movilización para la semana que viene", aseveró el sindicalista.

Además, los dirigentes sindicales reclamaron la reincorporación de tres trabajadores de la dependencia de Estadísticas y Censos que fueron despedidos –arbitrariamente según aseveró Contreras- en enero y hacía 4 años que trabajaban en el sector.

El gremio reclama que el aumento salarial alcance a los jubilados estatales.

Comentá la nota